República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Opinión

La aplanadora de Fulcar

Durante la campaña electoral la dirigencia del PRM prometió que de llegar al gobierno no habría cancelaciones masivas, y aunque de antemano se sabía que esa es la clase de promesas que a un partido que sustituye a otro le resulta muy difícil de cumplir, la situación en que recibieron el país, con una economía […]




Durante la campaña electoral la dirigencia del PRM prometió que de llegar al gobierno no habría cancelaciones masivas, y aunque de antemano se sabía que esa es la clase de promesas que a un partido que sustituye a otro le resulta muy difícil de cumplir, la situación en que recibieron el país, con una economía severamente golpeada por la pandemia y cientos de miles de personas que perdieron sus empleos o sus fuentes de sustento obligaba a pensar que habría un poco de consideración o que, en caso de producirse despidos, estos se harían de manera gradual a fin de atenuar su impacto. Los hechos indican que en el ministerio de Educación, donde han sido desvinculados, como se dice ahora, mas de veinte mil empleados administrativos, ha sido todo lo contrario, con la única explicación de que se trata de cambios administrativos rutinarios. “Cada persona que llega a un distrito trabaja con el equipo que se siente cómodo para dar los resultados que busca en su demarcación”. El “equipo” al que se refiere la vocera del Minerd incluye a conserjes, porteros, vigilantes, jardineros, mayordomos, policías escolares y un largo etcétera de empleados menores que fueron enviados a sus casas sin importar la edad ni el tiempo en la institución. La Fuerza del Pueblo ya hizo suya la causa de los cancelados pidiéndole al ministro Roberto Fulcar que detenga el atropello, y lo mismo han pedido las centrales sindicales, con Pepe Abreu a la cabeza. Y todo eso ocurre a pesar de que el presidente Luis Abinader ha dicho desde el principio, y ha vuelto a repetirlo varias veces, que el Estado no es un botín que se va a repartir solo entre los perremeístas porque es el Presidente de todos los dominicanos. Es evidente, sin embargo, que el ministro de Educación no se siente obligado a actuar en consonancia con ese predicamento, y dada su cercanía y niveles de confianza con el mandatario algunos estamos pensando que a lo mejor sabe algo que los demás ignoramos.

Por:Claudio Acosta.

Noticias destacadas