República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Política

La aplanadora y el botín

Que el presidente Luis Abinader diga, respondiendo preguntas de periodistas, que no tiene conocimiento de lo que ocurre en Educación, donde en tres meses han sido cancelados más de 35 mil empleados administrativos, es muy preocupante, mas que nada porque todos sabemos que no puede ser verdad que no se haya enterado de una situación […]




Que el presidente Luis Abinader diga, respondiendo preguntas de periodistas, que no tiene conocimiento de lo que ocurre en Educación, donde en tres meses han sido cancelados más de 35 mil empleados administrativos, es muy preocupante, mas que nada porque todos sabemos que no puede ser verdad que no se haya enterado de una situación que tiene más de una semana exponiéndose en las primeras planas de los periódicos. Ayer, por ejemplo, la Confederación de Unidad Sindical (CNUS) pidió, durante una reunión del Consejo Nacional de Educación, que se detengan las cancelaciones masivas en el Minerd, en tanto la expresidenta de la ADP y dirigente de la Marcha Verde, Teresa Cabrera, condenó esas cancelaciones, al plantear la necesidad de que el Estado cambie la práctica de disponer despidos masivos cada vez que hay un nuevo gobierno si es que se quieren implementar cambios que mejoren nuestro sistema educativo. Bien se sabe, porque lo vemos todos los días, lo difícil que es para un político ser coherente con su discurso, con lo que predica y promete, sobre todo cuando suelta la guitarra con la que criticaba todo lo que hacía el Gobierno prometiendo cambiarlo, para coger el violín con el que hay que ser muy cuidadoso para no desafinar y molestar sectores con el oído muy sensible o con los que se han hecho compromisos. El presidente Abinader dijo en la campaña electoral, y ha vuelto a repetirlo desde el Palacio Nacional, donde descubrió que sus obligaciones y compromisos son con todos los dominicanos, que el Estado no debe ser un botín que los políticos se repartan cada cuatro años. Pero como en Educación se pasó la aplanadora para poder repartir ese botín entre los compañeros del PRM, no le queda más remedio que hacerse el desentendido, el que no sabe nada. Y es lamentable, y es decepcionante, y es, también, otra forma de darnos cuenta de que algunas cosas no van a cambiar nunca si se las dejamos a los políticos. Por: Claudio Acosta.

Noticias destacadas