República Digital - Indotel Anuncio

07 de mayo del 2021

Opinión

La carta del Presidente

Vinicio Castillo Semán. El Presidente de la República, Danilo Medina, envió una carta al Congreso Nacional en la que planteó la creación de una Comisión Bicameral, Senado- Cámara de Diputados, con el objetivo de abrir un espacio de diálogo que pudiera buscar una solución al impasse surgido en la aprobación de la Ley de Partidos […]




Vinicio Castillo Semán.
El Presidente de la República, Danilo Medina, envió una carta al Congreso Nacional en la que planteó la creación de una Comisión Bicameral, Senado- Cámara de Diputados, con el objetivo de abrir un espacio de diálogo que pudiera buscar una solución al impasse surgido en la aprobación de la Ley de Partidos con el tema de las Primarias Abiertas y Simultáneas. El presidente Medina en dicha misiva defendió su punto de vista en favor de las primarias abiertas y simultáneas, pero admitió que no tiene las 2/3 partes requeridas para su aprobación legislativa por tratarse de una ley orgánica. La misiva presidencial debe ser analizada desde el punto de vista político y desde el punto de vista constitucional y legal. Desde el punto de vista político, es evidente que el presidente Medina ha cedido del designio de imponer, tanto a Leonel Fernández y su sector en el PLD, como a todos los partidos políticos de la oposición, las primarias abiertas como método obligatorio para elegir los candidatos de las organizaciones políticas. Al no tener las 2/3 partes en la Cámara de Diputados y estar en minoría en la Comisión Especial de la Cámara Baja que estudia el proyecto, el Presidente maniobró, a los fi nes de que el proyecto de ley aprobado por los 24 Senadores que le siguen, no fuera rechazado y, como consecuencia de ello, se frustrara ante el país la oportunidad de tener una Ley de Partidos, acción cuya responsabilidad política iba a recaer sobre sus hombros. El Presidente pide diálogo y consenso, que es precisamente lo que los 12 partidos de oposición, el sector de Leonel Fernández, la JCE, la sociedad civil, las iglesias y el empresariado nacional, le han estado pidiendo durante los últimos meses, tiempo en el cual se manifestó de manera pública un rechazo cuasi unánime al tema de las primarias abiertas y simultáneas, quedando demostrado que esa iniciativa sólo era apoyada por el presidente Medina y el sector que encabeza en el PLD. Entiendo que el cambio de actitud del Presidente, en cuanto a la necesidad de diálogo y consenso, es positivo y por ello ha encontrado un respaldo inmediato, tanto de la sociedad dominicana, como de la mayor parte de los líderes y fuerzas políticas. Con la carta el Presidente descompresionó una caldera política que llevaba rumbo franco a una crisis preelectoral de grandes proporciones y a una división de su partido PLD, en momentos en que la estabilidad macroeconómica del país se encuentra amenazada por la combinación de una serie de factores que se están conjugando en el tiempo, como son: choque petrolero (alza de los precios de los derivados del petróleo que tienen un componente infl acionario a la canasta familiar y al transporte, y un impacto muy negativo a la reserva de divisas del Banco Central); deterioro de las relaciones con los Estados Unidos a raíz del establecimiento de relaciones diplomáticas con China y políticas de RD frente a la dictadura de Venezuela; tope máximo de endeudamiento externo; alza de tasa de intereses en Estados Unidos. En el aspecto constitucional y legal, la sugerencia del Presidente extrañó a muchos porque el Lic. Danilo Medina fue presidente de la Cámara de Diputados y su Consultor Jurídico, el amigo Flavio Darío Espinal, es un experimentado jurista. Ambos saben que tan pronto el Senado de la República aprobó el proyecto de Ley de Partidos y lo envió a la Cámara de Diputados, no puede tener ninguna injerencia institucional sobre el trabajo de la Cámara Baja, mas que esperar a que los diputados conozcan y decidan, con entera libertad, aprobar, modifi car o rechazar el proyecto aprobado en el Senado. El nombramiento de una Comisión Bicameral sugerida por el Presidente sería inconstitucional y violatorio a todos los reglamentos de ambas Cámaras. Sin embargo, si realmente hay voluntad de buscar una solución al impasse de las primarias abiertas y hay decisión política superior, lo del tema de la Comisión Bicameral es secundario y no tiene mayor importancia. En este país todos sabemos que los pactos políticos para legislaciones como ésta se discuten y se consensúan fuera del Congreso Nacional. Otra solución viable podría ser que la Comisión Especial de la Cámara de Diputados que estudie el proyecto de Ley de Partidos, pueda invitar a un grupo de senadores para que participen en sus reuniones de trabajo; obviamente, con voz pero sin voto. Para eso están facultadas las Comisiones. Cuando fui diputado, me consta, invitamos personas, instituciones y funcionarios a discusiones en comisión, sin ningún tipo de difi cultad. Lo clave es que lo que se apruebe en la Cámara de Diputados esté aprobado y tenga el visto bueno del presidente Danilo Medina y su sector a lo interno del PLD, que son los que tienen la hegemonía en el Senado de la República, de forma tal de que, una vez el proyecto llegue modifi cado a la Cámara Alta, éste pueda ser ratifi cado sin dilación. En resumen, la carta del Presidente fue un hecho positivo en la semana, para cuyo mandato y ejecución fundamental, que es la búsqueda del consenso a través del diálogo, no se necesita la creación de una Comisión Bicameral. Si no hay cartas bajo la mesa y hay sinceridad y voluntad política, pronto la República tendrá aprobada la Ley de Partidos. Ojalá y así sea. Eso espera el país.

Noticias destacadas