República Digital - Indotel Anuncio

14 de mayo del 2021

Política

La convención que obliga

Yvelisse Prats Ramírez de Pérez. Mañana domingo es un día retador para nosotros los perremeístas; una fecha que nos convoca a confirmar muchas esperanzas, incluyendo la mía, y a desmentir malos augurios y peores deseos de quienes nos temen, oyen “PRM” y tiemblan, porque lo entienden sinónimo de CAMBIO. Hablar y escribir “Convención ordinaria” me […]




Yvelisse Prats Ramírez de Pérez.

Mañana domingo es un día retador para nosotros los perremeístas; una fecha que nos convoca a confirmar muchas esperanzas, incluyendo la mía, y a desmentir malos augurios y peores deseos de quienes nos temen, oyen “PRM” y tiemblan, porque lo entienden sinónimo de CAMBIO.

Hablar y escribir “Convención ordinaria” me llena de añoranzas amables, del orgullo enorme de haber sido, de ser, peñagomista.

Fue Peña Gómez quien trajo al país las primarias, como expresión de la libre voluntad de las bases para elegir sus dirigentes, fortaleciendo la democracia interna del que era entonces nuestro partido, el PRD.

Otros partidos del sistema copiaron las primarias, más en su forma que en su fondo; en la caricatura del PRD que existe ahora, ni se mencionan.

El Partido Revolucionario Moderno las consignó en sus Estatutos, y cumple mañana, superando obstáculos múltiples, ese compromiso con sus bases, homenajeando a Peña Gómez a la vez.

Esta Convención, que se celebra mañana, es, lo repito a diario, a medida que avanzamos hacia la meta, una hazaña, que se va logrando a través de esfuerzos titánicos, de días y noches de trabajo abrumador permanente, de la Comisión Nacional Organizadora (CNO) y de los quinientos cuarenta mil ciudadanos inscritos en el padrón.

Esos militantes tienen tanta fe y confianza en la Convención de mañana, y en lo que significa para el futuro de la democracia dominicana, que quieren ser, no solo electores, sino elegidos; más de 80 mil candidatos se disputan, los 7 mil puestos que renovarán y legitimarán la dirección del PRM en todo el territorio nacional.

Para corresponder a tantas expectativas y  trabajos de la Comisión Nacional Organizadora (CNO), y a la labor, no publicitada, de organismos como Informática, Educación y Doctrina, Organización y Electoral, que constituyen piedras angulares del proceso, la Convención ha de ser tal como se necesita.

¿Para qué, para quiénes, con quiénes, contra quiénes, se valora esta Convención como necesaria?

-Para demostrar que somos lo que queremos y decimos ser: demócratas, diferenciándonos del partido en el poder que no practica la democracia, ni hacia afuera, ni hacia adentro.

También, para recuperar la fe en el ejercicio político y disminuir la atención en las elecciones del 2020.

-La Convención es necesaria para aquellos que esperan hace años políticas que combatan las desigualdades, la corrupción, la impunidad. De lo que hagamos limpiamente mañana, dependerá que esos desencantados voten por nosotros en el 2020, y esos votos harán posible los cambios que necesitan y reclaman.

Saber con quienes vamos a hacer esa Convención de mañana, podemos calcularlo en dos cifras: los más de 500 mil Inscritos, y los que aún no voten nos acompañan con sus buenos deseos, y los muchos que aún esperan para inscribirse, hartos de injusticias, hurtos e inseguridad perciben en el PRM la única vía institucional para libertarse de la virtual dictadura peledeísta.

¿Contra quienes votaremos mañana para lograr que nuestra Convención sea necesaria? Contra los que nos gobiernan. No contra el PLD, como a veces se dice erróneamente; sobre todo contra el sistema de gobierno que ellos ejercen.

Los peledeístas que no se han olvidado de don Juan, de su moral inmaculada, no son virtuales enemigos. Forman parte de la masa de dominicanos que merecen otro sistema de gobierno y de vida.

No enumeré, a propósito, el cómo hacer la Convención, entre los elementos que nos obligan a hacerla mañana; PRÍSTINA.

El compendio, y a la vez el instrumento, del deber ser de esta Convención que obliga; es el cómo se realiza, para demostrar la unidad de los perremeístas en torno al Partido, que no somos un conglomerado de intereses, sino una organización política con principios.

Como en esos principios está el respeto a la libertad de conciencia, es OBLIGATORIO que cada perremeísta vote libremente.

Si el PLD se caracteriza por comprar votos, estamos OBLIGADOS a actuar diferente.

Votar libremente, es anunciar con esa autonomía, que lucharemos sin ceder para que en los próximos comicios nacionales todo el electorado pueda hacerlo. Es, también, asegurarnos que saldrán electos los mejores, porque la ciudadanía sin presión ni sobrecitos no se equivoca.

Entender que esta es una justa interna, entre compañeros por un puesto, y concluye al otro día, para devolvernos la fraternidad y la unidad frente al verdadero contrincante que está en la acera de enfrente. Eso es ser perremeísta.

Porque a veces confundimos los tiempos, es obligado entender que votamos por direcciones partidarias, nada que ver con las aspiraciones a la presidencia de RD de Luis Abinader e Hipólito Mejía.

Ellos, no deben ser protagonistas mañana, su liderazgo no debe someterse a esta prueba, que depende de las condiciones de los aspirantes a los cargos que se eligen.

Como nos obliga nuestro compromiso con el futuro, ¡perremeístas a votar mañana!

Noticias destacadas