República Digital - Indotel Anuncio

12 de mayo del 2021

Política

La democracia sigue

Orlando Gil. Si la democracia deja que la critiquen, la democracia no se debilita, sino que — por el contrario — se fortalece. La democracia vive y se alimenta de su ejercicio, y esta república es la mejor prueba. El botón de una rosa con muchas espinas. La democracia durante este año que termina fue […]




Orlando Gil.

Si la democracia deja que la critiquen, la democracia no se debilita, sino que — por el contrario — se fortalece. La democracia vive y se alimenta de su ejercicio, y esta república es la mejor prueba. El botón de una rosa con muchas espinas.

La democracia durante este año que termina fue sometida a  rigores, y sin embargo, más plena de lo normal y no llegando a situaciones que lleven al fracaso o a los duros cuestionamientos a sus iguales del continente.

La política ladra, pero no muerde, y los políticos pueden dar clases de locura, pero no se encierran en un manicomio, sino que siguen en las plazas, aun cuando uno que otro necesite de un buen y oportuno tratamiento.

Las instituciones fueron zarandeadas, y de muchas maneras. No obstante, mantienen su firmeza, y si fuera por su desempeño nadie hablaría de peligros en lo inmediato. Larga vida asegurada.

La Cámara de Diputados, por ejemplo. Fue acosada por días o durante semanas por turbamultas incomprensivas, y al final, no solo el lobo no llegó, sino que nunca salió de la guarida.

La democracia dominicana es tan dueña de sus emociones que hasta histeria se permite. No se le faltó a la democracia, la Constitución conservó su dignidad, pero tampoco se les pidió cuenta a los fabuladores.

No a los que daban cuenta de la intención, que existió, sino a los que aseguraban, apremiaban o veían fantasmas con maletines por los pasillos.

Esa misma Cámara de Diputados, que fue cercada por fuerzas propias y extrañas, es la que ahora aprueba todo: Presupuesto complementario, Presupuesto del nuevo año, préstamos y bonos. El poder de la mayoría sigue en manos del oficialismo.

¿De qué valió la conjugación de la disidencia y la oposición si el gobierno se despacha a sus anchas y la gobernabilidad fluye de manera admirable?

Lo que se ve y no se ve en política de que escribió José Martí y habló Juan Bosch, y que como en los versos del poeta respecto a su madre, todo se le permite menos faltar a la democracia.

Noticias destacadas