República Digital - Indotel Anuncio

15 de abril del 2021

Economía

La economía perdió US$10,300 millones en 2020

Cifras del Sistema de Seguridad Social dicen que el empleo cesó. Las estadísticas dan a conocer la dimensión de la riqueza que se perdió por el coronavirus el pasado año. Las cifras publicadas por el Banco Central dan cuenta de la variación negativa del PIB en -6.7%, que redujo su volumen de US$89 mil millones […]




Cifras del Sistema de Seguridad Social dicen que el empleo cesó. Las estadísticas dan a conocer la dimensión de la riqueza que se perdió por el coronavirus el pasado año. Las cifras publicadas por el Banco Central dan cuenta de la variación negativa del PIB en -6.7%, que redujo su volumen de US$89 mil millones en 2019 a US$78,700 millones. La economía perdió US$10,300 millones. Ricos y pobres pagamos un elevado costo, el ingreso per cápita se redujo en US$1,052.60, un 12.3%, al pasar de US$8,583.10 en 2019 a US$7,530.50 en 2020. El pronóstico es que costará alrededor de quince meses volver al volumen de PIB que tenía el país antes de la pandemia, si se continúa controlando la propagación de la Covid-19 y es eficiente la distribución de la vacuna. De cumplir las condiciones, este año crecemos en torno al potencial (6.0%), mucho más que la media (3.7%) de la región. Y como lo plantean el FMI y el Banco Mundial, estaremos en el grupo de los países a los que menos le costara regresar al punto donde estaba en 2019, en recuperar los puntos porcentuales del PIB que se evaporaron. A pesar de que tuvimos la primera cifra en rojo en 17 años, la del 2020 no es totalmente negativa, considerando que el mundo sufrió el mayor colapso económico de su historia, que se recupera totalmente en 2024, y que desde agosto nuestra economía se ha venido consolidando. Es cierto, por el comportamiento negativo de los sectores de más ponderación en el PIB se produjo el colapso (-9.4%) de marzo, el histórico bombazo (-29.8%) de abril cuando se agudizo la crisis sanitaria, y el encogimiento de mayo (-13.6%), junio (-7,1%) y julio (-8.8%). Pero también es verdad que desde agosto (-7.2%) la economía consolida los síntomas de mejoría, hasta cerrar en diciembre con un descenso interanual de solo -1%. Que la continua mejora de la producción nacional es consecuencia del paquete de medidas monetarias excepcionales del Banco Central, que aumento la liquidez, redujo el costo del dinero y libero recursos que las familias usaron para consumir y las empresas para mejorar su flujo de caja. También contribuyo el comercio exterior neto, sumo al PIB no obstante el valor de las exportaciones reducirse en -2.24% y -16.47% el de las importaciones en 2020. El aporte positivo se obtiene descontando el efecto precio, en el año los bienes transables aumentaron 6.2% respecto a 2019. Las cifras del Sistema de Seguridad Social nos dicen,del empleo que cesó, la bolsa superó los 518 mil trabajadores, más de la mitad se recuperó de julio a diciembre. Otra buena noticia es la reducción del costo de endeudamiento soberano. Según J. P. Morgan Chase, disponible en la página web del Banco Central, la prima de riesgo cayó en 351 puntos básicos, el índice EMBI se redujo de 7.05 en abril a 3.54 en diciembre 2020, superando la media de 336 puntos básicos de los países de América Latina que de 6.76 paso a 3.40. Que nadie se engañe, la menor prima de riesgo es la respuesta de los inversores a la reconducción de la economía por la senda del crecimiento, lo que fortalece aún más los fundamentos macroeconómicos, consecuencia de las medidas monetarias y el responsable manejo del presupuesto público. PorArturo Martínez Moya

Noticias destacadas