República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Opinión

La encuesta de Newlink y la lucha en el PLD

Felipe Ciprián. Si la encuesta publicada el pasado miércoles 31 de enero de 2018 por la firma Newlink estuviera en lo cierto, Leonel Fernández y Danilo Medina, vistos como potenciales competidores por la candidatura del partido gobernante, estarían técnicamente empatados. Los que han leído algunos de mis escritos sobre este tipo de temas saben que […]




Felipe Ciprián.
Si la encuesta publicada el pasado miércoles 31 de enero de 2018 por la firma Newlink estuviera en lo cierto, Leonel Fernández y Danilo Medina, vistos como potenciales competidores por la candidatura del partido gobernante, estarían técnicamente empatados. Los que han leído algunos de mis escritos sobre este tipo de temas saben que no privilegio encuestas para formarme una perspectiva política porque prefiero “el análisis concreto de la realidad concreta” hasta donde alcance a ver en el horizonte. Pero asumiendo que esa encuesta acierte en un 60%, la mejor lectura que puede darse a sus resultados es que la confrontación interna en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) será más dura de lo que suponemos porque es finalmente donde se decidirá la supremacía de un liderato sobre el otro y finalmente qué candidato encabezará la boleta morada para el 17 de mayo de 2020. Si están empatados en la preferencia nacional, debería ser irrelevante para Leonel si la Ley de Partidos incluye las primarias abiertas o cerradas, pero como creo que él está en lo correcto cuando defiende que la elección la haga la militancia de cada partido, debe persistir en que el derecho de los miembros a elegir y ser elegidos se respete en cada organización política. Con esos números, no hay dudas de que si Danilo y su equipo no tienen otros resultados más favorables, van a reforzar los controles internos tanto en el PLD como en el gobierno, conscientes de que al final de cuentas será en el Comité Político y –menos probable- en el Comité Central de ese partido donde se va a dirimir el conflicto entre ambas fuerzas. Ahí adentro, lo sabe hasta T. B. Joshua, las fuerzas de Danilo son mayoritarias e implacables. Danilo tiene poderes fácticos y situaciones objetivas que desfavorecen su continuidad en el poder, pero quizás el probable fracaso del diálogo de los venezolanos que con tanto empeño ha apadrinado, lo libere un poco de la presión que le vendría desde Estados Unidos si tuviera éxito. El problema para Leonel es que las probables debilidades del proyecto de Danilo no las puede capitalizar porque no se conoce –aparte del tema de las primarias- ningún punto de desacuerdo “programático” entre ambos aspirantes presidenciales por el PLD. Así las cosas, hay que prepararse para un reforzamiento progresivo de la supremacía danilista en los organismos dirigentes del PLD para ponerle una camisa de fuerza a Leonel, aunque éste siga ganando aceptación externa.

Noticias destacadas