República Digital - Indotel Anuncio

22 de abril del 2021

Opinión

La ira de Dios sobre el mundo

Por EDGARD PANIAGUA.     Lo que muchos creyentes desean ocultar acerca de Dios, El lo revela en Su palabra; lo que muchos líderes ocultan acerca de Dios, El lo revela en Su palabra, Las razones para ocultar la “ira” de Dios en la predicación (mocha) del evangelio puede ser: Por tener una mala teología del tema, Para […]




Lo que muchos creyentes desean ocultar acerca de Dios, El lo revela en Su palabra; lo que muchos líderes ocultan acerca de Dios, El lo revela en Su palabra, Las razones para ocultar la “ira” de Dios en la predicación (mocha) del evangelio puede ser:
  1. Por tener una mala teología del tema,
  2. Para engañar a las personas como es el caso de algunas “iglesias” que no enseñan el asunto para mantener en la perdición intencionalmente a sus seguidores.
  3. Para mantener una asistencia nutrida en la congregación, pues donde se habla de cosas “negativas” como la ira, no es bueno asistir.
Pero el Señor se revela tal como Él es en todos Sus atributos, y carácter, y la ira forma parte de Su justicia y santidad, de Su poder y soberanía, de Su control absoluto sobre la historia de la humanidad y del mismo universo material visible e invisible que Él creó. Dios se ha revelado desde Génesis hasta el Apocalipsis como un Dios de amor, pero también como un Ser capaz de airarse ante las injusticias del hombre contra el hombre, ante la desobediencia y rebelión de éste contra Él. En una doctrina de la cual no tenemos muchas explicaciones para dar, por nuestra condición finita de ser, sabemos que  Dios es soberano, controla la historia y la misma se desarrolla de acuerdo a Su plan y voluntad, inclusive el mal y sus consecuencias, y aún así, Dios no es autor del pecado, del mal, ni el daño que el hombre provoque. La Biblia presenta a Dios airado con su pueblo, sometiéndolo al castigo de otras naciones, las Escrituras lo presenta en ciertas ocasiones en la que las madres se comían a sus hijos por la falta de comida que había en Israel producto de una sitio que le hizo el Imperio babilónico antes de llevárselo cautivo por 70 años. Otras veces se nos narra la desaparición total de 10 tribus de Israel (norte), así como lees, de las 12 tribus, Dios hizo desaparecer a 10, usando al Imperio Asirio como Su instrumento de castigo. En el Nuevo Testamento, en el libro de Romanos se nos presenta claramente y de nuevo, La Ira de Dios: Rom 1:18  Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; Rom 1:19  porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Rom 1:20  Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Rom 1:21  Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Rom 1:22  Profesando ser sabios, se volvieron necios, Rom 1:23  y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Rom 1:24  Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; Rom 1:25  porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén. Rom 1:26  Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza; Rom 1:27  y de la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío. Rom 1:28  Y como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen; Rom 1:29  estando llenos de toda injusticia, maldad, avaricia y malicia; colmados de envidia, homicidios, pleitos, engaños y malignidad; son chismosos, Rom 1:30  detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de lo malo, desobedientes a los padres, Rom 1:31  sin entendimiento, indignos de confianza, sin amor, despiadados; Rom 1:32  los cuales, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican. Si el mundo cree que la maldad que se está viviendo es producto de otras razones, me temo que están equivocados, muchos dicen: Es la falta Educación, es la Cultura, es la Avaricia, la Codicia, La Vanidad, las inmoralidades sexuales, la ideología de géneros, la Corrupción, la Impunidad, la Inseguridad Ciudadana, la Violencia familiar, el Narcotráfico…Y yo sostengo, la Biblia dice que no. Conocieron a Dios y lo rechazaron, se envanecieron en sus propios razonamientos y se hicieron necios, locos e irracionales en su forma de pensar, por eso…Dios los entregó, en buen dominicano, lo soltó en banda. Y la cosecha es lo que esta la humanidad viviendo, la sociedad y el hogar de cada familia. La ira justa de Dios, no es comprensible para los terrícolas, pero es lógica y razonable si la vemos desde la óptica de un Dios Santo, que no puede tolerar el pecado del hombre, y que para poder subsanar ése problema y salvarlo y amarlo y llevarlo a Su gloria, tuvo Él mismo que pagar Su propia justicia…y vino y murió en una cruz, Y el hombre viendo ésa obra de Cristo, conociéndola y oyéndola predicar cada día, en vez de aferrare a su salvador lo que sigue haciendo es crucificándolo y blasfemándolo y rechazándolo…qué puede hacer Dios ante aquellos que persisten en sus pecados y no escuchan Su llamado a través de la cruz? Pues Él los entrega a su propia perdición. Eso es la  Ira justa de Dios. Apocalipsis en su lenguaje simbólico nos dice algo claro, la Ira de Dios es parte del  juicio divino al que será sometido todo ser humano. El mundo está moribundo, y el tema apropiado es “La Ira de Dios”, menos de ahí es como decirle a un enfermo terminal que pierda cuidado, que se sanara con una aspirina. Rev14:6  Y vi volar en medio del cielo a otro ángel que tenía un evangelio eterno para anunciarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación, tribu, lengua y pueblo, Rev14:7  diciendo a gran voz: Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. Rev14:8  Y le siguió otro ángel, el segundo, diciendo: ¡Cayó, cayó la gran Babilonia!; la que ha hecho beber a todas las naciones del vino de la pasión de su inmoralidad. En Nueva York se aprobó el aborto hasta el último día del embarazo y a la sola decisión de la madre…para el cristianismo nada de eso es nuevo, en las Escrituras se nos revela el sacrificio de infantes hasta como una política de Estado en ciertas ocasiones, inclusive dentro del  mismo pueblo de Dios. Y ni hablar en los pueblos paganos. Esperamos mucho más que eso, y se nos advierte, todo está escrito y revelado, así que de toda la revelación qué usted elegirá, qué decidirá, seguir a Dios o mantenerse apartado de Él, siendo finalmente desechado por Él  mismo para tu perdición? Cerca de Dios hay vida, alejado de Dios hay muerte. A quién debes temer? Lucas12:5  Pero yo os mostraré a quién debéis temer: temed al que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno; sí, os digo: a éste, ¡temed!

Noticias destacadas