República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Política

La lección política del año

Se molestaron una docena de senadores del PLD, cuando les reclamé que escucharan el reclamo de amplios sectores para que no tocaran la Constitución; la molestia en ellos fue cuando acompañé el reclamo con un ejemplo figurado de que mis perros escuchaban más que ellos. Ese llamado iba dirigido por igual a los ministros y […]




Se molestaron una docena de senadores del PLD, cuando les reclamé que escucharan el reclamo de amplios sectores para que no tocaran la Constitución; la molestia en ellos fue cuando acompañé el reclamo con un ejemplo figurado de que mis perros escuchaban más que ellos.
Ese llamado iba dirigido por igual a los ministros y funcionarios de alto nivel que sólo oían al entonces Presidente Danilo Medina y no ponían atención a los gobernados. El entonces Presidente Medina recreado en aquel ambiente se creyó perpetuado en el Poder. Se crearon una burbuja que los llevó a gobernar abstraídos de la realidad y de lo que requería el pueblo. Provocaron la peor lección que cualquier gobernante debe tener presente para no incurrir en algo igual. Una excelente gobernanza tiene sus reglas. Sin recurrir a cientistas sociales digamos junto a la Real Academia Española que gobernanza es el: “Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía”. El derrumbe político del PLD lo propició su cúpula corporativa que haciéndose dueña desde el Palacio Nacional de los controles partidarios, se olvidó del “sano equilibrio” con todos los sectores que integran la población dominicana. Sus consecuencias están a la vista. De ser un partido con más de un 54% del favor popular, hasta el momento en que estuvo en él Leonel Fernández, se derrumbó antes de transcurrir un año perdiendo las elecciones. Al producirse el cambio de gobierno, las principales figuras del gobierno saliente, con sus allegados, están siendo procesadas por corrupción. Ahora se ha podido entender mejor lo que ocurría dentro del PLD, lo cual provocó la salida de un liderazgo importante encabezado por Leonel Fernández. Salir de esa organización política fue la única opción. Lo provocó la cúpula corporativa bajo la creencia de que la estructura partidaria no necesitaba de los renunciantes. La lección política recibida es extensiva a los que gobiernen el país en lo adelante. Los que han sido elegidos por el pueblo para gobernar, deben poner atención a su mandato, parecen dejarse atrapar por la cotidianidad, perdiendo las perspectivas, lucen incoherentes en los planteamientos y muestran informalidad de Estado. La democracia se desarrolla en el capitalismo, pero no hay algo más salvaje, brutal y de rapiña que el mercado que lo origina y le da vida. Como dicotomía la democracia tiene fundamentos de una enorme importancia, como lo es la igualdad de oportunidades y el ejercicio de un estado social y de derecho. De ahí que es las reglas de la democracia las que obligan ahora al Poder Judicial a establecer responsabilidades y consecuencias frente a la corrupción. No es sólo sancionar lo sucedido, sino también que el sistema de partidos, válidamente vapuleado y reprendido duramente, acepte el reto y se esfuerce en superar sus condiciones excluyentes, oligopartidarias, corporativas y antidemocráticas, para convertirse en organizaciones participativas, democráticas y creativas. La democracia tiene sus lados afortunados y trae consigo también el ejercicio de los derechos ciudadanos y difusos, La Fuerza del Pueblo está en ese camino y celebra exitosamente su Primer Congreso. Se trata de una novedosa organización basada en tecnología digital e inteligencia colectiva. Franklin Almeyda Rancier.

Noticias destacadas