República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

La Ley Partidos y el dembow de la Amelia

Pablo McKinney. EL TRIUNFO DEL MORBO. El morbo, que vende y gusta mucho, es un instinto animal de los humanos que sólo la educación, por un lado, y la regulación de los medios de comunicación por otro, pueden atenuar parcialmente. Entonces, destruida la familia tradicional -lo elimina la educación doméstica-, deficiente la calidad de la educación […]




Pablo McKinney.
EL TRIUNFO DEL MORBO. El morbo, que vende y gusta mucho, es un instinto animal de los humanos que sólo la educación, por un lado, y la regulación de los medios de comunicación por otro, pueden atenuar parcialmente. Entonces, destruida la familia tradicional -lo elimina la educación doméstica-, deficiente la calidad de la educación formal, e inexistente alguna regulación de los medios comunicación, ante ese escenario, el éxito del morbo está garantizado. Con el éxito del morbo en sus múltiples expresiones y explotaciones, los humanos regresamos al árbol con nuestros antepasados para atenuar nuestras propias miserias viendo las miserias de los demás. No es casual que el libro más vendido de los últimos años sea una muy mediocre novela de morbo, sexo, excesos, violencia. Conocer las vergüenzas ajenas atrae mucho, y nótese que no hablo del interés por el ser humano en sí, sino específicamente por sus miserias y fracasos, como si quisiéramos justificar los nuestros celebrando los ajenos. Mientras mayor es el vacío existencial de una persona, mayor disfrute y necesidad tendrá de consumir los productos que el morbo les ofrece.   EL DESTAPE DE UNA BELLA ANIMADORA DESEMPLEADA.Todo lo anterior ha venido a cuenta por el destape de una joven ex animadora de un programa de televisión, quien en el programa de radio y You Tube del “Boli” que coordina Manolo Ozuna, hizo una especie de striptease moral y de paso insinuó el de otras jóvenes. Después del “manifiesto” de la muchacha, uno pensó en la sociedad en la que vivimos y viven los nuestros. Y es que, nada de lo que afirmó la jovencita sobre su conducta, valores y preferencias, está fuera de la verdad, y sin dudas es la aspiración de muchas de nuestras jóvenes, que es lo más grave. Los “viú” y las visitas a los canales que reproducen “la entrevista” son la evidencia de lo mucho que se ven y oyen las confesiones/admisiones como las de la joven. SOMOS LO QUE VEMOS. Aprendido de los griegos, -que lo dijeron todo-, los nutriólogos aseguran que somos lo que comemos. De igual modo, no hay que ser griego para comprender que somos lo que vemos, o más exactamente lo que preferimos ver, y ahí están los ratings, las audiencias. Pero ¡atención!, que hablamos del destape moral de una joven que quiere regresar a los medios, pero también podríamos hablar de política y de lo que prefieren las grandes masas electorales del país. Hoy, el mayor valor agregado que tiene un político no es su formación, su vocación de servicio, su honestidad o la eficiencia con que ha realizado las tareas encomendadas, sino los millones de pesos que pueda ser capaz de recaudar a través de quién esté dispuesto a invertirlos en él y hacerlo alcalde, legislador, presidente. EL DESTAPE DE LA CLASE POLÍTICA. Es en este contexto, que otro destape ocurre en el Congreso Nacional, donde los diputados visitados por los senadores aprobarán una Ley de Partidos que, salvo el tema de las cuotas de género y juventud, y poco más, poco hace por regular el gran problema político y ético del país... la financiación de los partidos, su transparencia, la necesidad de un verdadero y aplicable régimen de consecuencias, la democracia interna, la inequidad en las campañas, las precampañas donde ocurre de todo incluso la muerte, sigo y no paro. ¡Joder! Uno comienza a ver los debates de la Cámara de Diputados, entrevista para este sábado al vice de FINJUS, Servio Tulio, que nos muestra sus anotaciones y propuestas sobre el proyecto de ley, confirma sus sospechas de que, definitivamente, la clase política nacional no está dispuesta a ser regulada por nada ni por nadie, se convence de que en las próximas primarias de los partidos y en las elecciones generales del 2020 seguiremos tan oscuros, corruptos, clientelares y desiguales como siempre.... y entonces, vencido, se deja llevar por el animal instinto, sube otra vez al árbol de sus antepasados, y se dispone a ver atento el dembow de la Amelia. ¡Ahora sí que somos pobres!

Noticias destacadas