República Digital - Indotel Anuncio

19 de abril del 2021

Opinión

La lista, PRM y PLD

Orlando Gil. ENTRE POLÍTICOS.- La lista que no es lista pero se parece a la lista, o será parte de la lista, logró carta de ciudadanía política con la réplica del PRM. Moderno acusó al gobierno o al Presidente de la República de hacerla circular con el fin de dañar a sus dirigentes. El partido […]




Orlando Gil.
ENTRE POLÍTICOS.- La lista que no es lista pero se parece a la lista, o será parte de la lista, logró carta de ciudadanía política con la réplica del PRM. Moderno acusó al gobierno o al Presidente de la República de hacerla circular con el fin de dañar a sus dirigentes. El partido de oposición de esta manera le está reconociendo importancia política. La de propaganda al uso. La situación luce interesante, pues si uno -el PRM- siente que le tiran cajas, de seguro responderá con cajones. Y realmente eso era lo que faltaba: que Odebrechet fuera fuente de discordia política. Lo fue de algún modo en el PLD, internamente, pero ahora lo será entre gobierno y oposición. Nadie sabe con qué saldrá al final el procurador Jean Alain Rodríguez, pero se teme que se vaya por el camino fácil: que tire al agua a todo el mundo, sin importar si anda en traje de baño o carga salvavidas. El que no aprendió a nadar en río, se ahogará en el mar, pues en piscina solo se flota... LA MISMA SUERTE.- El PRM no podía pensar que el PLD iba a tomarse solo ese purgante brasileño, y que si no le daba aceite de ricino, por lo menos chocolatico laxante. No podía ser una potencia política y no llamar la atención de la constructora. Además de que los contratos y las obras fueron objetos de proceso, y entre tantos pasos, quien no caía en la primera estación, lo hacía en la última. Otorgamiento, financiamiento, aprobación, ejecución. No era ni fue verdad que se le dio propina al camarero, adentro, y no al valet parking, afuera. Odebrecht se derramaba como petróleo y engrasaba tantos ejes que no se recuerda que la carreta se quedara en el camino por falta de rueda. Contrario a Yupanqui (“Si a mí me gusta que suenen, pa  qué los quiero engrasado”), la empresa quiso el silencio y no que lo llamaran “abandonao”... MEDIO CUERVO.- El PLD no ha dicho esta boca es mía, pues dejó pasar la lista, contrario al Procurador que la desmintió o al PRM que la replicó. Sin embargo, cuando se produzca la acusación formal, o se pida medida de coerción, tendrá que reaccionar, pues, según lo que se murmura, dos o tres altos cargos del partido serán afectados por la sola mención de sus nombres en los papeles llegados de Brasil. Ese querer meter a todo el mundo en un mismo saco (“...para que después no digan...”), con que el Procurador quiere quitarse ese peso de encima, o llenarse de gloria, que también es el caso, está provocando rabia. No debajo de la mata de limoncillos, que ya no da sombra, pero sí en los patios interiores de la Casa Nacional ampliada, se oye, entre una y otra conversación: “Ese Jean Alain  va a salir medio cuervo”...
CONTRAOFENSIVA.- La entrada de Odebrecht al campo de la política dominicana, será como echar pimienta y no sal a un huevo frito. No solo cada partido deberá ocuparse de defender los suyos involucrados, sino la réplica y la contrarréplica entre ellos. Los ataques de costado. Hasta ahora el oficialismo llevaba las de perder, pues suyas toda la corrupción y toda la impunidad. Los Verde discernían poco y discriminaban mucho, y ponían más carga al PLD que al PRM. Pero ahora, con las revelaciones, confesiones y delaciones, tendrán que debatirse entre los malos y los peores. Ninguno de los partidos podrá alegar inocencia, y en los tribunales vestirán el mismo uniforme, y no de peloteros, sino de reos. Si los perremeístas reaccionan con tanto encono por un simple “topao”, ya se verá con los expedientes, hechos de manera arbitraria y que --de seguro-- alegarán fabricados...

Noticias destacadas