República Digital - Indotel Anuncio

15 de mayo del 2021

Opinión

La mala fe de Jean Alain

OSCAR MEDINA. Se denomina mala fe procesal a la conducta insincera y desleal de un oficial o auxiliar de la justicia con la intención de buscar ventajas, agravar una acusación, reducir un derecho o restringir el acceso a un beneficio. Se diferencia de las impericias o errores normales en toda obra humana porque se actúa […]




OSCAR MEDINA.

Se denomina mala fe procesal a la conducta insincera y desleal de un oficial o auxiliar de la justicia con la intención de buscar ventajas, agravar una acusación, reducir un derecho o restringir el acceso a un beneficio. Se diferencia de las impericias o errores normales en toda obra humana porque se actúa a sabiendas de la falta de fundamento de las pretensiones o de los argumentos, y con plena convicción de que se obra ilícitamente. La Enciclopedia Jurídica la define como “un procedimiento artero, malicioso, doloso o con intención de obrar en provecho propio y en perjuicio del interés ajeno”.

Y con esa mala fe actuó el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, al incluir a los periodistas Dany Alcántara y Julio Martínez Pozo entre los investigados por el Caso Odebrecht.

Aunque resulta rigurosamente cierto lo manifestado por la PGR en el sentido de que nadie está por encima de la ley y mucho menos exento de ser investigado, y que todo aquel que haya cometido una infracción debe responder ante la sociedad “sin importar su estatus social, filiación política o profesión”.

También es igual de cierto que constituye un abuso utilizar una posición de poder para dañar, intranquilizar, afectar honras, destruir reputaciones y descalificar a profesionales que, en este caso, lo único que han hecho es ejercer su derecho a la libre expresión y difusión del pensamiento para criticar la actuación del ministerio público en este escandaloso caso de corrupción.

En el auto que Jean Alain elevó ante el Juez Instructor del caso, el magistrado Francisco Ortega Polanco, solicitó revisar las cuentas personales y empresariales vinculadas a estos ciudadanos y sus familiares, y sustentó su pretensión alegando que las mismas podrían haber sido utilizadas para transferir fondos destinados al soborno de funcionarios y legisladores con el objetivo de conseguir la adjudicación de obras estatales.

Esto no cabe en ninguna cabeza sensata Y el Procurador lo sabe.

En un entramado de corrupción trasnacional del tipo que admitió Odebrecht, los pagos de coimas se hacen a través de cuentas en paraísos fiscales utilizando redes de empresas offshore para dificultar su rastreo Y todo el mundo sabe que cuando se va a repartir dinero a políticos corruptos, se hace en efectivo o se encubre con donaciones o aportes de campaña Pero nunca se ha visto que el pago de sobornos se haga utilizando cuentas personales y empresariales de periodistas o figuras públicas que los escasos o abundantes recursos que manejan lo hacen de forma transparente dentro del sistema financiero nacional.

Julio y Dany son amigos de Ángel Rondón, como también son amigos de otros implicados Y Rondón también es amigo del presidente Medina, de Leonel Fernández, de Hipólito Mejía y de casi todos los políticos dominicanos, así como de periodistas, empresarios y comerciantes. Se trata de un empresario de diversas ramas que mantenía y mantiene vínculos personales y comerciales con muchísima gente en este país y el extranjero.

Es posible también que, además de amigos, Dany y Julio hayan brindado o todavía brinden servicios profesionales a Rondón, y que si buscan en sus cuentas encuentren transacciones pagando esos servicios, ya sea de colocación publicitaria o de asesoría de comunicaciones o relaciones públicas, una rama en la cual ambos se desempeñan con brillantez profesional.

Pero seguro que de hallarlas, también encontrarán que las mismas fueron debidamente facturadas y reportadas en sus declaraciones de impuestosÖ Y el Procurador sabe que eso es lo único que puede encontrar “investigando” a esos dos ciudadanos.

Por tanto ¿Qué busca el magistrado Rodríguez incluyendo a estos periodistas en su investigación? Si es acallarlos, no lo conseguirá. Dany y Julio tienen la suficiente dignidad para resistir estos embates y continuar expresando libremente lo que piensan  Y si es afectar su reputación para intentar restar méritos a sus legítimas críticas, estamos entonces ante un abierto y descarado intento de censurar y restringir la libertad de opinión de dos profesionales de la comunicación.

A la Procuraduría le quedan menos de treinta días para presentar formal acusación en el caso Odebrecht. Lo que se conoce hasta ahora no alcanza para conseguir sanciones ejemplares contra los involucrados en el mayor caso de corrupción de la historia dominicana Y no lo digo yo, lo estableció con claridad la magistrada Miriam Germán Brito en su voto razonado al conocer la apelación de las medidas de coerción de los encartados.

Y si es investigando las cuentas de Dany Alcántara y Julio Martínez Pozo que van a completar ese expediente El país debe prepararse para un ridículo de mastodónticas proporciones que dejará un tufo a impunidad difícil de olvidar y tendrá severas consecuencias políticas.

Noticias destacadas