La mujer que dio a luz a los 64 años: “No me van a quitar a mis niños”.

Pocos partos han atraído tanta atención mediática como el de Mauricia Ibáñez en febrero del año pasado. Tras someterse a una inseminación artificial en Estados Unidos, la mujer dio a luz a dos mellizos en un hospital de Burgos. La particularidad está en la edad de la madre: 64 años. También en su presunta incapacidad para cuidar de los recién nacidos.

Al parto le sucedió la polémica: Ibáñez había buscado el embarazo pese a que le habían retirado en 2014 la tutela de su hija primogénita, a la que había tenido con 58 años. Un mes después de que nacieran, los servicios sociales de la Junta de Castilla y León también le retiraron la de sus nuevos mellizos, al considerar que existían “indicios de desprotección” y una “situación de desamparo”.

Ahora los servicios sociales se disponen a dar los niños en acogida. Siguen sosteniendo que Ibáñez no dispone de las “habilidades necesarias” para ocuparse de ellos. Ella ha acudido a la vista judicial dispuesta a presentar batalla: afirma disponer de informes psiquiátricos que avalan su capacidad para cuidar de los pequeños y dice que no permitirá que sean entregados en acogida ni adopción.