República Digital - Indotel Anuncio

22 de abril del 2021

Política

La situación en el PRD

Orlando Gil. UNO: FATIGOSO, PERO INÚTIL.- El año termina, políticamente hablando, y aunque fue fatigoso, la verdad que no hizo más que crear expectativas para el 2019. Expectativas en relación a los partidos y expectativas en referencia a la nueva legislación, ya que será el año que viene qué se verán sus posibilidades, potenciales y realizaciones. […]




Orlando Gil.
UNO: FATIGOSO, PERO INÚTIL.- El año termina, políticamente hablando, y aunque fue fatigoso, la verdad que no hizo más que crear expectativas para el 2019. Expectativas en relación a los partidos y expectativas en referencia a la nueva legislación, ya que será el año que viene qué se verán sus posibilidades, potenciales y realizaciones. La Junta Central Electoral al final dotó a la Ley de su reglamento, pero sobre primarias. Faltaría que determine mejor el procedimiento de las demás modalidades de consulta o escogencia de candidatos. No sería justo que ponga camisa de fuerza a las organizaciones que irán a las bases y no haga otro tanto a las que aplicarán protocolos de élite. La ley se supone que provee un orden, y ese orden tiene que ser de carácter general. Nadie habla del asunto, ni los partidos ni el organismo, y de todos quedarse callados, podría darse una situación de desigualdad. Incluso no puede esperarse la fecha, pues de diciembre 2018 a octubre 2019 pueden suceder muchas cosas. Cosas buenas, cosas malas. Si será entonces cuando se elegirá candidatos a todos los niveles ¿cómo es que se proclama presidencial con tanta anticipación? Lo del PQDC ¿qué fue realmente ? DOS: ¿INSOLENCIA O EGO LASTIMADO?.- El pronunciamiento de Víctor Gómez Casanova -- funcionario del gobierno -- a favor de la reelección de Danilo Medina, podría verse como una acción personal, una insolencia política. Incluso una falta de respeto al ordenamiento del PRD. Una indisciplina evidente, pero igual una reincidencia, pues no es la primera que se expresa en esos términos. La vez anterior fue relevado de posiciones y ahora se le amonestó públicamente. ¿Por qué Gómez Casanova se comporta de ese modo y parece no temer la ira de la dirección? La razón sin duda política, aunque conviene hacer distinción. La de ego herido. Entre los perredeístas de la cúpula (los que están chupando) existe una queja: Miguel Vargas cambió su entorno, se rodeó de compañeros que podrán contar con su afecto, pero que no se ganaron el rango en las luchas para apropiarse de los símbolos del partido blanco. Los que acompañaron a Vargas en su confrontación con Hipólito Mejía no son los que figuran a su lado ahora que ostenta la condición de canciller de la República. Esto es, que cuando era presidente a secas, sin una alta posición en el gobierno, Gómez Casanova era uno de sus principales capitanes políticos, un vocero que arremetía contra todo. Ahora que tiene el lustre de sus logros internacionales, su corte la integran Neney Cabrera, Junior Santos, Luis Ernesto Camilo… TRES: LA SUSODICHA O EL SUSODICHO.- La otra razón sería más política y derivada del manejo del PRD en la coyuntura que se aproxima. Las elecciones del 2020. La candidatura de Toni Peña Guaba, por ejemplo. Nadie le niega ni le negaría su derecho a aspirar a la presidencia de la República, pues la política dominicana es tan menuda que los currículos ni hacen falta ni se necesitan. Sin embargo, entre los perredeístas que participan en conjuras, la precandidatura del hijo de José Francisco Peña Gómez resulta sospechosa. Como si no fuera un esfuerzo propio, sino pantalla, mampara, intención velada. Dan detalles, e incluso se involucra al hermano José Frank Peña Guaba, cuya relación con Leonel Fernández daría para cualquier cosa. El hecho de que Peña Guaba (Tony) levante la bandera de la independencia del partido, de que hable de que el PRD está arrodillado ante el gobierno, desnuda el propósito ante los ojos de quienes tienen otros intereses, e incluso se creen con derechos adquiridos. Lo que procuraría Toni Peña sería un rompimiento del PRD, no con el PLD, sino con Danilo Medina, de manera que la sociedad sea con Fernández. Esa sería la lucha de fondo y explicaría el pronunciamiento de Víctor Gómez Casanova de reafirmación danilista, y por exceso, reeleccionista. Esto es, no se estaría reaccionando ante hechos cumplidos, o de efectos comprobados, sino por acto reflejo… CUATRO: CONTRATO A RENOVAR.- La situación que se da en el PRD, sea verdad o fábula, se reproduce en otras organizaciones, aunque el tema no se toque ni se definan las estrategias. Incluso eso explica la subordinación a los liderazgos del PLD, los cuales se cultivan por abajo o por trasmano, pues aunque cada partido debe correr su albur, ser dueño de su destino, no todos tienen esa entereza y uno que otro dirigente que quisiera ir a lo seguro. Y lo seguro, al parecer, es Leonel Fernández o Danilo Medina, pues los escrúpulos constitucionales se guardan si la coyuntura presenta buena cara. Se confirmó con las primarias, y no solo en el partido morado, sino igual entre los núcleos alternativos. De ahí que la ley y el reglamento serán claves a la hora de tomar decisiones electorales. Ponen plazos y los plazos impedirán que se deje para mañana lo que debe hacerse en la fecha prevista. A Víctor Gómez Casanova lo amonestaron bajo el alegato torpe de que no se tiene nada acordado para las elecciones del 2020. El problema es cuándo se decidirá al respecto. No se puede esperar a mayo del 2020, y no será fácil desprender de la teta de la vaca del Estado a dirigentes que tienen sus cargos como cosa propia. Eso de irse al partido a halar aire por un tubo cuando pueden mejorarse las condiciones de trabajo con renovación de contratos, no alienta a nadie. Por ahora es síntoma, pero podría convertirse en síndrome…

Noticias destacadas