República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

La treta de las comisiones

Alfredo Freites. El viejo PRD nunca tuvo  un muro de lamentaciones para escribir sus lágrimas cuando las confrontaciones se agudizaban hasta niveles que devenían en división. Carecían de árbitros o mediadores entre las partes en esos momentos que la furia hacia domicilio y los  compañeros de largos años cruzaban de acera lanzando pestes sobre sus […]




Alfredo Freites.
El viejo PRD nunca tuvo  un muro de lamentaciones para escribir sus lágrimas cuando las confrontaciones se agudizaban hasta niveles que devenían en división. Carecían de árbitros o mediadores entre las partes en esos momentos que la furia hacia domicilio y los  compañeros de largos años cruzaban de acera lanzando pestes sobre sus camaradas. Con esas vivencias  el PRD sembró de partidos la democracia dominicana. Desde el Partido Reformista, pasando por el PLD hasta llegar al Partido Revolucionario Moderno. Además  en la alfombra política  queda la marca indeleble de los que nacieron y se esfumaron, que son más que los vigentes. Aunque ya parece que el partido blanco agotó  su efecto multiplicador. El PRD parece haber dejado su espacio a los pupilos de Balaguer. En esas tribunas está una guedeja roja que tiende a ser abrupto grupo que divide el escuálido PRSC. Nunca hay suficientes divisiones en el parnaso.
También en el PLD alienta la rebeldía. Las confrontaciones entre los dos líderes de vez en cuando asoman su jeta de antagonismo. En los tiempos actuales se teme que haya un quiebre institucional derivadas de la ley de partidos y lo que subyace, que son las elecciones legislativas y presidenciales. Las experiencias políticas nacionales han sido tomadas muy en serio por Danilo Medina. Busca como herramienta de gobierno o partido, la comisión que nada resuelve. Así gana tiempo y coloca a protagonistas  externos a brindar supuestas soluciones. Es una forma de eliminar las instancias legales y eludir el enfrentamiento.  Traslada el epicentro del problema a la discusión exógena. Con la Planta Catalina y el tema de la corrupción de la Banda Odebrecht buscó una comisión de notables que hicieron su trabajo legal. Esta comisión ad hoc suplantó el ámbito de operaciones de la Procuraduría General de la República y al final hemos visto que el cieno va sepultando el caso. Los imputados en sus casas, haciendo vida normal y el expediente en el mar de los sueños. Ahora se busca otra solución suplantadora. Danilo propone una comisión de jurisconsultos constitucionalistas para que anatemicen la Constitución del 2010 y evacuen una experticia prudente que permita incluir en la Ley de partidos las primarias abiertas y sea este el modo de operación de los partidos. Lo que debía ser una función congresual deriva en un informe de juristas. Entre tanto el encono aumenta. La forja toma forma.

Noticias destacadas