El ministro de salud alemán ha alertado que la nueva y controvertida vacuna contra el coronavirus de Rusia no ha sido probada adecuadamente y podría echar por tierra la aceptación de las vacunas por parte de la gente si acaba siendo insegura o ineficaz. El presidente ruso Vladimir Putin ha afirmado este martes que su gobierno ha concedido la aprobación legal a la primera vacuna contra el coronavirus del mundo y que espera comenzar pronto su producción en masa. Esto se ha producido a pesar de que todavía no se han completado los ensayos clínicos correspondientes a la fase tres, que se consideran fundamentales para demostrar la seguridad y eficacia de una vacuna, y que normalmente se completan antes de la aprobación oficial de un tratamiento. "Puede ser peligroso comenzar a vacunar a millones, si no miles de millones, de personas demasiado pronto porque podría acabar con la aceptación de cara a otras vacunas si sale mal, así que soy muy escéptico sobre lo que está pasando en Rusia", ha declarado el ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, a la emisora de radio alemana Deutschlandfunk este miércoles, según informa Reuters. "Estaría encantado si tuviéramos una buena vacuna inicial, pero en base a todo lo que sabemos —y ese es el problema fundamental, es decir, los rusos no están contando mucho— no ha sido suficientemente probada", ha señalado. Los comentarios de Spahn se unen a los del doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, quien este martes ha afirmado que "duda seriamente" de que Moscú haya desarrollado una vacuna segura y eficaz que esté lista para su uso. Fauci manifestó que, aunque Estados Unidos tiene varias vacunas en desarrollo, "si quisiéramos correr el riesgo de perjudicar a mucha gente o administrarles algo que no funciona, podríamos empezar a hacerlo, si así lo quisiéramos, la semana próxima. Pero así no funcionan las cosas". Putin ha insistido en que la vacuna ha sido probada a fondo. "Sé que funciona bastante bien, crea una fuerte inmunidad, y, repito, ha pasado todos los controles necesarios." El mandatario ruso aseguró además que una de sus hijas había sido inoculada con una inyección del tratamiento y se encontraba bien. Pero las advertencias emitidas por personas como Fauci y Spahn subrayan la preocupación de que Rusia ha tomado atajos para ganar puntos contra sus rivales geopolíticos. La vacuna ha sido denominada "Sputnik V", un guiño al satélite terrestre que Rusia envió al espacio antes de que Estados Unidos lo hiciera.