República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

La visión de Noam Chomsky

Por: Bonaparte Gautreaux Piñeyro. En su reciente obra “Réquiem por el sueño americano”, el agudo y profundo analista de la sociedad norteamericana Noam Chomsky se refiere a la nueva categoría social, económica y política, situada por encima de la plutocracia: la “plutonomía”. La obra tiene una visión interesante que pone el dedo sobre la llaga, es […]




Por: Bonaparte Gautreaux Piñeyro. En su reciente obra “Réquiem por el sueño americano”, el agudo y profundo analista de la sociedad norteamericana Noam Chomsky se refiere a la nueva categoría social, económica y política, situada por encima de la plutocracia: la “plutonomía”. La obra tiene una visión interesante que pone el dedo sobre la llaga, es una revista de los principales modos de dominación interna e internacional de los que lo tienen todo, a quienes solo les interesan los beneficios que obtengan a través del manejo de la economía y la política, con testaferros que gobiernan siempre solo para beneficiar a los que tienen algo que perder. De ahí su intervención en elecciones que cada día son más costosas, mediante el financiamiento de partidos y organizaciones políticas y sindicales que carecen de estructuras para recaudar los voluminosos fondos requeridos para una campaña electoral. Ello, con el propósito expreso, y hasta manifiesto en ocasiones, de manejar desde las elecciones hasta las decisiones del Congreso, cuyos representantes legislan para beneficio de los “plutónomos”. Es usual que el Congreso, ya sea por iniciativa propia o del Poder Ejecutivo, legisle en favor de la disminución y desplazamiento de los impuestos, para ello baja el porcentaje de los tributos a los beneficios, para que supuestamente los capitalistas obtengan mayor rentabilidad y dediquen nuevos recursos en la realización de nuevas inversiones. Esos mismos legisladores, financiados en sus aspiraciones congresuales por los “plutónomos”, tienen una conducta muy alegre cuando se trata de “equilibrar” el Presupuesto del Gobierno, para lo cual gravan de manera irresponsable y abusiva, con mayor énfasis, el salario y el consumo. Ello se traduce en mayores beneficios para los ricos y mayores dificultades para los asalariados, que dispondrán de menores recursos, ante necesidades crecientes, por lo cual verán deteriorarse la calidad de sus vidas. También se ocupa Chomsky del asalto de las clases “plutónicas” a la educación pública, la cual fue excelente y gratuita durante la tiranía de Trujillo, desde la primaria hasta la universidad, la cual fue asaltada por un sector privado voraz que intenta eliminar la instrucción pública en favor de sus institutos de enseñanza que, cada día, exigen mayores pagas por sus servicios, sin que la calidad de estos sea superior, como lo demuestran las olimpíadas de lectura, comprensión, matemáticas. Lo mismo ocurre con la salud, han permitido el deterioro de los hospitales públicos, con el fin de privatizarlos, y lo mismo persiguen con la seguridad social, cuyos beneficios se quedan entre depositarios de los fondos y piratas de la medicina. Chomsky habla sobre otros asuntos que también se producen en nuestro país. En la obra, si se quita el nombre de Estados Unidos se encuentran problemas similares o iguales, con la ventaja de que ellos tienen recursos para solucionarlos.

Noticias destacadas