República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Economía

Las mayores compañías de telecomunicaciones chinas serán expulsadas de Wall Street

Tres ‘telecos’ dejarán de cotizar en la Bolsa de Nueva York la próxima semana. Apenas unos días antes de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EE UU (20 de enero), las tres mayores compañías de telecomunicaciones chinas —China Mobile, China Telecom y China Unicom (Hong Kong) Limited— serán expulsadas de la cotización en […]




Tres ‘telecos’ dejarán de cotizar en la Bolsa de Nueva York la próxima semana.

Apenas unos días antes de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EE UU (20 de enero), las tres mayores compañías de telecomunicaciones chinas —China Mobile, China Telecom y China Unicom (Hong Kong) Limited— serán expulsadas de la cotización en la Bolsa de Nueva York y dejarán de tener acceso, por tanto, al mercado financiero de EE UU, el mayor del mundo. Una decisión, pese a todo, más simbólica que efectiva, ya que el grueso de sus acciones cotiza en Hong Kong.

La decisión responde a una orden ejecutiva firmada por Donald Trump en noviembre pasado en la que prohibía a los ciudadanos estadounidenses invertir en compañías chinas que tuvieran algún vínculo con el Ejército de Pekín. Entre las compañías señaladas por la Casa Blanca estaban las tres telecos, junto a otras como Huawei, TikTok o Tencent, por representar a juicio de Washington una amenaza a la seguridad nacional. Es, por tanto, una decisión política que se produce una década después de que las Bolsas estadounidenses cortejaran a los grandes gigantes chinos para que cotizaran en su mercado y atraer inversiones.

La próxima semana, las acciones de estas tres compañías ya no cotizarán en Wall Street, según la nota publicada por la Bolsa de Nueva York, y su suspensión definitiva de los índices se producirá entre los días 7 y 11.

Las protestas de China no se han hecho esperar. El ministro de Exteriores, Wang Yi, aseguraba, en una entrevista con medios locales recogida por Reuters, que la medida daña a los dos países y supone un serio riesgo para la economía global. Más agresivo, el Ministerio de Comercio emitía una nota en la que denunciaba el abuso que supone la iniciativa y su inconsistencia con el respeto a las reglas de mercado y advertía que tomará “represalias” para proteger los derechos de las compañías. La medida, con todo, no ha pillado de improviso a las autoridades chinas, que mucho antes de la orden ejecutiva firmada por Trump en noviembre ya habían sido alertadas de la intención de la Administración de reducir los vínculos financieros entre los dos países.. De hecho, los analistas de Gavekal Research, firma de inversión con sede en Hong Kong, vincularon el pasado verano la decisión de Pekín de imponer la Ley de Seguridad Nacional en la antigua colonia británica con la necesidad de asumir el pleno control del mercado financiero del enclave.

Noticias destacadas