República Digital - Indotel Anuncio

22 de abril del 2021

Política

Lecciones para el PRM

Cuando el senador de Montecristi puso en aprietos al PRM al convertirse en viral el video en el que bajo amenazas e intimidación pretendía que la dotación policial de Guayubín le entregara un preso detenido por haber intentado asesinar a una mujer, el único que dio muestras de entender la dimensión del atropello fue el […]




Cuando el senador de Montecristi puso en aprietos al PRM al convertirse en viral el video en el que bajo amenazas e intimidación pretendía que la dotación policial de Guayubín le entregara un preso detenido por haber intentado asesinar a una mujer, el único que dio muestras de entender la dimensión del atropello fue el presidente Luis Abinader cuando ascendió a su comandante por haber resistido las presiones del legislador. Hasta donde se sabe la dirigencia del PRM ni siquiera amonestó a Ramón Pimentel Gómez, a pesar de que la indignación que provocó su comportamiento llevó a muchos a pedir su destitución. La agresión del diputado del PRM Sadoki Duarte a una raso de la Policía durante un operativo en Cotuí, cuando según testigos intentó evitar que se llevaran un vehículo que sus ocupantes dejaron abandonado luego de huir de las autoridades, vuelve a poner en los primeros planos el mal comportamiento de un legislador de ese partido, solo que en esta ocasión la dirigencia del PRM puso de inmediato distancia de sus acciones y lo sometió a su Tribunal Disciplinario. Aunque nada tan contundente como los tres golpes en la mesa del presidente Abinader, y su advertencia de que nadie, “ni siquiera yo mismo”, está por encima de la ley. Es probable que si se hubiera actuado con la misma contundencia contra el senador de Montecristi el diputado perremeísta no hubiera llegado tan lejos, aunque vale precisar que sus compueblanos dicen estar familiarizados con su carácter violento y sus amistades peligrosas. Ahora puede ocurrir que la indulgencia conque se trató a uno sirva de pretexto para que no se sancione como se merece al otro, pues para eso es que sirve el espíritu de cuerpo entre nuestros legisladores, inspirados en el principio de hoy por ti y mañana por mi. Ojalá que el PRM y sus senadores y diputados hayan sacado algo positivo de esta experiencia, pero si no lo consiguen peor para ellos. Por: Claudio Acosta.  

Noticias destacadas