República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

Leonel, Danilo y Abinader

Por lo que escucho, veo y leo, hay quienes le tienen un odio al expresidente Leonel Fernández que no lo pueden ver ni en pintura. Algunos con niveles de sensatez, por su paso por el Estado durante 12 largos años; otros, sin embargo, por maledicencia, resquemores o inquina. Lo acusan –con razón- de haber vendido […]




Por lo que escucho, veo y leo, hay quienes le tienen un odio al expresidente Leonel Fernández que no lo pueden ver ni en pintura. Algunos con niveles de sensatez, por su paso por el Estado durante 12 largos años; otros, sin embargo, por maledicencia, resquemores o inquina. Lo acusan –con razón- de haber vendido y destruido las empresas del Estado, particularmente los ingenios azucareros, por “capitalizar” o privatizar la Corporación Dominicana de Electricidad, por preferir “pagar para no matar”, por los altos niveles de corrupción, el auge de la delincuencia y el narcotráfico, entre muchas otras cosas, incluyendo la degradación de la actividad política. Eso, y más, es verdad. Ahora bien, no lo culpo sólo a él. Cebarme contra Leonel es fácil y hasta cómodo. Si bien tiene una gran cuota de responsabilidad en esta inversión de valores del Gobierno y del país, no menos cierto es que la culpa es del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que bajo su manto y el de Danilo Medina, Temístocles Montas, Reinaldo Pared Pérez, Euclides Gutiérrez Félix, entre muchos otros, perdió el rumbo (si es que alguna vez lo tuvo) olvidando las ideas y la práctica de su líder y fundador profesor Juan Bosch. Dicen muchos que hay que impedir, a toda costa, que Leonel vuelva al poder, coincidiendo con Danilo que hasta un fraude le hizo en las primarias para que no se convirtiera en el candidato del PLD. Yo tampoco quiero que Leonel vuelva a la presidencia, ni que permanezca Danilo a través de Gonzalo. Sería consolidar un régimen totalitario. Y eso sí que no lo quiero. No guardo rencor ni odio contra el expresidente Fernández. Mis contradicciones son políticas. No permito que el odio o el rencor nublen mis pensamientos ni mis sentimientos. El odio en política no es buen consejero. (En los últimos 22 años he conversado con Leonel por mas de dos horas en cada oportunidad, en un ambiente distendido de respeto, sin ofensas ni malquerencias inútiles. (Él dice lo que piensa con toda franqueza, yo por igual). Si en las actuales circunstancias me ponen a escoger entre Leonel y Danilo prefiero mil veces a Luis Abinader. Considero que es al PLD que debemos derrotar, sacar del poder; no es impedir que Leonel vuelva y que Danilo se vaya, es sacar del Palacio Nacional esa estructura corrupta, esa corporación empresarial concebida para el saqueo de los recursos públicos que se llama PLD. Y si Leonel está dispuesto, pues que lo haga. El PLD no está dividido entre buenos y malos. Tal cosa no existe en ese partido. Todos quieren el poder.

Por:

Juan Taveras Hernández.

Noticias destacadas