República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

Leonel defiende su Constitución

Alfredo Freites. En el seno del PLD hay un debate constitucional que encabeza Leonel Fernández. El partido de gobierno está trabado en una lucha donde la razón se enfrenta con la fuerza. El expresidente asienta su posición a que las primarias sean cerradas porque lo consagra la Constitución de 2010. Según dijo Franklin Almeyda, en […]




Alfredo Freites.
En el seno del PLD hay un debate constitucional que encabeza Leonel Fernández. El partido de gobierno está trabado en una lucha donde la razón se enfrenta con la fuerza. El expresidente asienta su posición a que las primarias sean cerradas porque lo consagra la Constitución de 2010. Según dijo Franklin Almeyda, en la reciente reunión del Comité Político el debate se centró sobre eso y no hubo acuerdos. Leonel Fernández entiende que aprobar en la Ley de Partidos que las primarias sean abiertas sería un tiempo perdido, porque la Constitución claramente advierte sobre este punto. De manera que sería aprobar una ley natimuerta. Lo principal de una ley de primarias abiertas es que viola el derecho de libre asociación. Los partidos estarían incapacitados para establecer sus propias políticas, escoger mediante la democracia interna a sus dirigentes, candidatos y además estarían a expensas de manejos desde fuera. Es muy sencillo de razonar. Lo vimos antes de las pasadas elecciones cuando el dinero compró las voluntades.
Los congresistas de oposición usaron cuchillos para sus gargantas y la transferencia electrónica movió sus brazos para modifi car la Constitución, permitiendo la reelección. Realmente en eso Danilo Medina no fue creativo. Joaquín Balaguer también era adicto al continuismo y usaba el soborno para sus fi nes políticos. No soy contrario a la reelección. Las grandes obras de Estado requieren mucho tiempo de maduración y ejecución y a los presidentes les encanta borrar lo que hizo el anterior sin importarles lo invertido. Salvo que los partidos adopten las normas de darle continuidad al gobierno, hacer períodos de cuatro años es dejar muchos bolos en el aire. Sin embargo, me opongo a modifi - car la Constitución para tejerse un traje a la medida. La forma de elegir presidente, ese espacio del texto legal, ha sido lo más saqueado en nuestra historia y el calvario continúa. Se creyó que la Constitución del 2010 pondría fi n al uso del borrador congresual, pero la ambición desborda la ética. Cuando Leonel intentó continuar en la presidencia, más allá del 2012, se percató que no tenía impedimentos constitucionales, pero eran fuertes las fuerzas morales en contra. Dio un giro al timón y apoyó a Danilo, que estaba abajo en las preferencias electorales. Ese salvamento le granjeó la inquina de Hipólito Mejía, mala voluntad que aún perdura. El PLD se cuece con salsa constitucional del 2010. Otra vez arrinconan a Leonel, como en el 2016.

Noticias destacadas