República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Opinión

Libertad de tránsito

Uber Technologies, la empresa estadounidense que ha revolucionado el transporte de pasajeros a nivel internacional, proporcionando a sus clientes vehículos de transporte confortable, donde sus usuarios pueden recibir un servicio de calidad. Esta multinacional virtual ha encontrado rechazos en algunos de los países donde ha llegado; España, Colombia y Chile son algunas de las naciones […]




Uber Technologies, la empresa estadounidense que ha revolucionado el transporte de pasajeros a nivel internacional, proporcionando a sus clientes vehículos de transporte confortable, donde sus usuarios pueden recibir un servicio de calidad. Esta multinacional virtual ha encontrado rechazos en algunos de los países donde ha llegado; España, Colombia y Chile son algunas de las naciones donde las organizaciones de taxistas se han movilizado por la llegada de esta empresa, pues la ven como amenaza. En nuestro país, República Dominicana, Uber ha sido una solución para los miles de usuarios que han utilizado esta plataforma por varias vertientes: seguridad, unidades confortables y un servicio excelente de los conductores, en lo que podemos decir que es un negocio: Ganar-Ganar. La medida tomada por las autoridades, en las zonas turísticas y aeropuertos, son desleales y hasta violenta la Constitución, el artículo 50 de nuestra Carta Magna reconoce y garantiza la libre empresa, comercio e industria. Debo citar que un usuario de Uber en la zona turística de Punta Cana paga alrededor de RD$500 y, al contrario, un taxista cobraría hasta RD$2,000 por el mismo recorrido. Aclarando que estoy hablando de los consumidores nacionales, porque a los extranjeros, sería un costo más elevado. Hay que recordarles a las autoridades que casi todos los conductores de Uber son dominicanos y que, al igual que estos taxistas, pagan sus impuestos y son independientes. El llamado de las autoridades a las compañías que brindan sus servicios a través de una APP de no operar en estas zonas, nos lacera la industria, ya afectada por la llegada de la COVID-19. Debemos ser equitativos con nuestras leyes, y esta decisión monopoliza el sector de pasajeros; nuestro país no es ajeno a las tecnologías de la innovación, y el mundo ya asumió este nuevo modelo de servicio de transporte. En definitiva, no podemos dar la espalda a esa realidad.

Noticias destacadas