República Digital - Indotel Anuncio

11 de mayo del 2021

Opinión

Limpiar la basura

César Duvernay. La resolución del Tribunal Superior Administrativo (TSA) que le quitó la administración del vertedero de desechos sólidos Duquesa a la empresa Lajun Corporation y  concedió de manera provisional la tutela del botadero a los ministerios de Medio Ambiente; Salud Pública y la Alcaldía de Santo Domingo Norte (ASDN), ha sido una decisión aplaudible […]




César Duvernay.

La resolución del Tribunal Superior Administrativo (TSA) que le quitó la administración del vertedero de desechos sólidos Duquesa a la empresa Lajun Corporation y  concedió de manera provisional la tutela del botadero a los ministerios de Medio Ambiente; Salud Pública y la Alcaldía de Santo Domingo Norte (ASDN), ha sido una decisión aplaudible aunque evidentemente tardía.

Y es que a los conflictos y a los traumas que mantuvo Lajun con los diferentes ayuntamientos del Gran Santo Domingo, se sumaban también las quejas y las objeciones del manejo errático que la empresa hacía al relleno, así como el incumplimiento de una serie de compromisos, reglas, disposiciones y hasta multas medioambientales.

En pocas palabras y sin dejar de reconocer que de lo que se trata es de un conflicto de intereses económicos donde las trapisondas, los manejos turbios, los sobornos, el chantaje y las complicidades han sido la norma, el caos del vertedero ya tenía en hartazgo (y en riesgo) a una población que se preguntaba el porqué de la pasividad oficial mientras veía como en cada pleito las ciudades se llenaban de basura y de quejas.

Respuesta que solo tiene explicación en vínculos de Poder y el gran dinero que desde sus inicios, hace más de dos décadas, ha movido a los responsables del lucrativo negocio de la basura. De ahí la complacencia en lo dispuesto por el TSA ante un reclamo de anulación de contrato elevado por la ASDN, en cuya demarcación se encuentran las instalaciones.

Sin embargo lo que espera la población no es que la administración de Duquesa pase de una simple mano a otra, sobre todo cuando todas presentan las mismas preocupantes apetencias pecuniarias, sino que, y por el carácter de seguridad nacional que significa el manejo de los desechos, este y los demás vertederos se administre siempre de una forma interinstitucional donde tanto Medioambiente como Salud Pública, las Fuerzas Armadas y la Liga Municipal Dominicana tengan el mayor poder de incidencia.

Pero por encima de todo, que este proceso no se quede en lo puramente contencioso administrativo y que el país sepa a ciencia cierta, con nombres y apellidos, los responsables de todo lo concerniente al vertedero, a sus terrenos, la permisología y sus aprobantes; en otras palabras, limpiar la basura que está bien sucia.

Noticias destacadas