República Digital - Indotel Anuncio

07 de mayo del 2021

Opinión

Mucho cuidado “Lo miento pero no lo llamo”

Lo miento pero no lo llamo, así decían los abuelos míos cuando se referían a un difunto, con la creencia de que llamar a un muerto, el muerto venia y se lo llevaba y la otra expresión, “no es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar”. Me refiero a que desde que tengo uso […]




Lo miento pero no lo llamo, así decían los abuelos míos cuando se referían a un difunto, con la creencia de que llamar a un muerto, el muerto venia y se lo llevaba y la otra expresión, “no es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar”. Me refiero a que desde que tengo uso de razón vengo oyendo a mucha gente hablar de Trujillo, del régimen, algunos haciendo historia sobre la crueldad y otras resaltando las bondades a su juicio que tenía la tiranía. Pero, esto me hace entender a mí que no viví la época, que al parecer existían regímenes de consecuencias en aquella época a que la gente se refiere y había tanto, que el propio tirano pago con la muerte en un ajusticiamiento por los crímenes en contra de la nación y de su gente. Me cuenta Juan Tomás Ventura Feliciano, mi padre, que uno de mis hermanos, se encontraba jugando en la calle, de mi pueblo Andrés Boca Chica y que en el momento un guardia que pasaba lo tomo de mano y le pregunto por su padre, mi hermano contesto, esta trakeando un gallo en el patio, el guardia volvió a preguntar, por qué tu no está en la escuela, y mi hermano contesto, porque no me mandaron, el guardia le dijo, llévame donde tu papa, y caminaron hacia el patio de la casa, allí el guardia le dijo a mi padre, porque el muchacho no fue a la escuela, mi papa me conto que no tubo excusa para darle al oficial, el oficial de manera amenazante le dijo a mi papa, si mañana yo paso y el muchacho no está en la escuela usted va preso. Mi viejo que vivió varias época de dictadura, cuando se refería a Trujillo lo hacía con la boca llena y decía eran épocas de respecto, usted podía dormir con los bolsillos llenos de dinero y nadie le ponía la mano, los ladrones caían presos y eran paseados por las calles para que la gente los conociera. Haciendo análisis, en la dictadura, se hacía cumplir las leyes con los de abajo para distraer la atención de que solo una familia y sus secuaces tenían rienda suelta con el latrocinio, asesinatos y saqueo del estado, acceso a la buena vida, mientras allantaban a un pueblo con manos duras para ellos mismos, dándoles dadivas de sus propias contribuciones, por lo que ellos entendían que Trujillo era bueno. Entiendo yo, Pedro Tomás Ventura Capellán hijo de Juan Tomás Ventura Feliciano, que las palabras de mi padre eran propia de una época donde la mayoría de los hombres se subordinaban al poder, por la falta de conocimiento, educación y por miedo, el jefe era el Dios en el país para una gran mayoría. Por qué hago estas referencias, ahora y luego de 59 años del derrocamiento del régimen de los Trujillos, el país recibe a un nieto del llamado Benefactor de la Patria, que viene al país, con una mentalidad producto de la publicidad que se le ha venido dando al jefe, una publicidad que no ha sido por medios de comunicación, si no que vienes corriendo de boca en boca que fue impregnada por los verdugos en la mente de los menos preparados, quienes todavía en esta época siguen diciendo, aquí hace falta Trujillo. Ramfis Domínguez Trujillo, viene al país lanza su candidatura con mira a las elecciones del 2020, y consigue de una vez como armar una organización política por parte de gente vieja y nueva que no encajan en la modernidad política y que nunca van a entender que no se puede retroceder, que el país vive situaciones de libertad y que tenemos presidentes que hemos criticado en su propia cara y han tenido que tolerar. Pero quienes han tenido la culpa de que una gran cantidad de dominicanos sigan pensando en Trujillo, los propios gobiernos que lo sucedieron, aquellos que han aceptado la impunidad, el robo, el saqueo de la cosa pública y sin demostrar voluntad de justicia, esto ha despertado un ansia en algunos desesperados por ver a una justicia real que su desesperación lo ha llevado a jugar a la desgracia de aclamar a Trujillo. No juegue con candela, la candela quema, las entidades que tienen la responsabilidad histórica de mostrarnos a los dominicanos toda la verdad del régimen de Trujillo son las que se han mostrados ajenas a situaciones que vienen pasando con relación al tema. Trujillo después de Jesucristo es y ha sido el más popular en la Republica Dominicana, situación que nunca debió pasar, después del ajusticiamiento.

Noticias destacadas