República Digital - Indotel Anuncio

12 de mayo del 2021

Política

Lo que se necesita es un gran Pacto Político

En otras ocasiones he insistido en la necesidad de un pacto político en el país. He aquí lo escrito hace dos años: “La evidente crisis de credibilidad, de confianza y de seguridad personal con respecto a las autoridades civiles y militarizadas que existe en el país, se acerca a un punto de rompimiento que amenaza […]




En otras ocasiones he insistido en la necesidad de un pacto político en el país. He aquí lo escrito hace dos años:
“La evidente crisis de credibilidad, de confianza y de seguridad personal con respecto a las autoridades civiles y militarizadas que existe en el país, se acerca a un punto de rompimiento que amenaza seriamente la precaria estabilidad política, económica y social en que ha descansado la sociedad dominicana durante los últimos años”.
“No se trata solo del uso despótico del poder político y de la manipulación de las masas para beneficio de unos pocos, sino de que todo el sistema amenaza con colapsar en medio de la anomia social y el irrespeto a las normas más elementales de la convivencia civilizada, que está afectando a las grandes mayorías nacionales, al margen de ideologías, simpatías y militancias políticas”.
“No es el momento de hablar de pactos fiscales, eléctricos o de una supuesta revolución educativa; sino de ponerle la mayor atención a establecer un verdadero pacto político que rediseñe las reglas de juego para salir a camino de la crisis generalizada que padecemos y que amenaza con llevárselo todo por delante, inclusive las precarias libertades y el desenvolvimiento económico y social que nos quedan”.
“Un pacto político debe definir de una vez por todas reglas electorales, democráticas de las fuerzas políticas, la descentralización y la desconcentración política y económica; así como reducir tremendas desigualdades territoriales, fortalecer la administración local y regional; atacar la corrupción galopante en la administración de la justicia; los abusos del poder policial y militar, la asfixia de la pequeña y mediana empresas, los privilegios irritantes, la inseguridad en nuestra frontera, las malas prácticas en la educación, mejorar la atención en salud, la organización del transporte, la habilitación de viviendas higiénicas y detener los crímenes ecológicos. que hacen a este país casi inhabitable para los que no se benefician ampliamente del favor oficial”.
La coexistencia de elecciones primarias y el voto preferencial, prácticamente incompatibles, la posibilidad de seleccionar candidatos por las simples encuestas y por “mandatos” de quienes manejan los partidos, la aplicación a nivel nacional de las cuotas femeninas, en lugar de por circunscripciones, son algunas de sus fallas. Incluso teniendo en cuenta a los senadores, la exclusión del voto directo a éstos, la posibilidad de que un partido utilice las primarias solo para seleccionar al candidato a la presidencia, la exclusión de las primarias en el exterior, y la falta de una fiscalía electoral independiente, que sí permite el Artículo 171 de la Constitución. Todo ello apunta a que el oficialismo pretende en todo ese proceso dos objetivos: resolver sus conflictos internos con las primarias y lograr manipular las elecciones generales con fraudes y abusos de poder.
Si no se produce un gran pacto político, no hay que tener dotes de pitonisa para augurar un desastre nacional cuando se produzcan catástrofes naturales o sociales que desencadenen eventos que todos tendríamos que lamentar. Todavía hay tiempo para salvar el país de nosotros mismos, Seremos, por nuestra imprevisión, superficialidad y egoísmo, los responsables de lo que suceda; aunque por supuesto habrán los grandes culpables de ese futuro ominoso que el destino nos puede deparar…

Por: Tirso Mejía Ricart.

Noticias destacadas