República Digital - Indotel Anuncio

21 de junio del 2021

Salud

Lograr la inmunidad colectiva del coronavirus podría demorar una década

 William Petri Cuando el Covid-19 comenzó a propagarse, los expertos médicos y de salud pública comenzaron a hablar sobre la necesidad de que Estados Unidos alcance la inmunidad colectiva para detener la propagación del coronavirus. Los expertos han estimado que entre el 60% y el 90% de las personas necesitarían vacunarse para que eso suceda. Ahora surge una pregunta […]




 William Petri

Cuando el Covid-19 comenzó a propagarselos expertos médicos y de salud pública comenzaron a hablar sobre la necesidad de que Estados Unidos alcance la inmunidad colectiva para detener la propagación del coronavirus. Los expertos han estimado que entre el 60% y el 90% de las personas necesitarían vacunarse para que eso suceda.

Ahora surge una pregunta importante: ¿Qué sucede si no alcanzamos la inmunidad colectiva? El Dr. William Petri es profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Virginia y ayuda a liderar el programa mundial para lograr la inmunidad colectiva para la poliomielitis como presidente del Comité de Investigación de la Polio de la Organización Mundial de la Salud. Aquí responde preguntas sobre la inmunidad colectiva y el Covid-19.

La inmunidad colectiva se produce cuando hay suficientes personas inmunes en una población como para detener las nuevas infecciones. Significa que suficientes personas han logrado la inmunidad para interrumpir la transmisión de persona a persona en la comunidad, protegiendo así a las personas no inmunes.

La inmunidad puede resultar de la vacunación o de una infección previa. La inmunidad colectiva puede existir a nivel mundial, como ocurre con la viruela, o en un país o región. Por ejemplo, EE.UU. y muchos otros países han logrado la inmunidad colectiva contra la poliomielitis y el sarampión, aunque todavía no existe la inmunidad colectiva mundial.Un niño recibe la vacuna contra la poliomelits en Pakistán. Foto: AP

© Fareed Khan Un niño recibe la vacuna contra la poliomelits en Pakistán. Foto: AP

Esto ha sucedido solo una vez a escala mundial, con la erradicación de la viruela en 1980. Esto fue después de una campaña de vacunación intensiva en todo el mundo que duró una década.

También nos estamos acercando a la inmunidad colectiva mundial contra la poliomielitis. Cuando se formó la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Polio en 1988, había 125 países con poliomielitis endémica y más de 300.000 niños paralizados anualmente. Hoy, después de 33 años de campañas de inmunización, Afganistán y Pakistán son los únicos países con poliovirus salvaje, con solo dos casos de parálisis por poliovirus salvaje este año. Por lo tanto, la inmunidad colectiva se puede lograr en todo el mundo, pero solo mediante esfuerzos extraordinarios con colaboración global.

Los expertos estiman que entre el 60% y el 90% de la población necesitaría ser inmune para que exista inmunidad colectiva. Esta amplia gama se debe a que hay muchas partes móviles que determinan lo que se necesita para lograr la inmunidad colectiva.

Los factores que influyen en si el objetivo es el 60% o el 90% incluyen qué tan bien la vacunación y la infección previa previenen no solo la enfermedad debida a Covid-19, sino también la infección y la transmisión a otros. Otras consideraciones incluyen la mayor transmisibilidad de las nuevas variantes del Sars-CoV-2 y el uso de medidas para interrumpir la transmisión, incluidas las máscaras faciales y el distanciamiento social. Otros factores importantes incluyen la duración de la inmunidad después de la vacunación o infección, y factores ambientales como la estacionalidad, el tamaño y la densidad de la población y la heterogeneidad dentro de las poblaciones en inmunidad.

Dos factores pueden llevar a que no se alcancen niveles suficientemente altos de inmunidad: no todos los adultos que reciben la vacuna debido a la “vacilación de la vacuna” y la probable necesidad de vacunar a adolescentes y niños. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, su sigla en inglés) autorizó el uso de emergencia de la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 para adolescentes de 12 a 15 años de edad el 10 de mayo de 2021, por lo que podría ayudar. Pero una barrera adicional es la presión constante de reintroducción de la infección de otros países donde la vacunación no está tan disponible como en los EE.UU.

Conseguir la inmunidad colectiva hasta el punto de bloquear totalmente nuevas infecciones es, por tanto, aunque es un objetivo loable, no fácilmente alcanzable. Creo que para Covid-19 en este momento, solo será posible con el esfuerzo mundial concertado durante años, similar a lo que llevó a la erradicación de la viruela.

Las personas pueden dudar de la vacuna por varias razones, incluida la falta de confianza, la inconveniencia de recibirla o la complacencia, es decir, pensar que si contraen Covid-19 no será grave.Foto: AP

© Matthias Schrader Foto: AP

La falta de confianza incluye preocupaciones por la seguridad de las vacunas o escepticismo sobre los proveedores de atención médica y los funcionarios de salud pública que las administran. La complacencia refleja una decisión personal de que la vacunación no es una prioridad para esa persona porque percibe que la infección no es grave o debido a prioridades que compiten por el tiempo. Los problemas de conveniencia incluyen la disponibilidad y la complejidad, como tener que recibir dos dosis.

Al menos en 2022 y probablemente por mucho más tiempo, no espero que haya inmunidad colectiva para Covid-19. Lo que habrá, probablemente a finales de este verano en Estados Unidos, es una nueva normalidad. Habrá muchos menos casos y muertes debido a Covid-19, y habrá una eliminación del distanciamiento social y el uso de mascarilla durante todo el año, como lo demuestran las nuevas pautas de los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, su sigla en inglés) emitidas el 13 de mayo de 2021, que las personas vacunadas no tienen que usar mascarillas en la mayoría de los lugares.

Pero habrá una estacionalidad en las infecciones por coronavirus. Eso significa que habrá menos en verano y más en invierno. También veremos brotes en regiones y subgrupos de población que carecen de inmunidad adecuada, cierres de corta duración de ciudades o regiones, variantes nuevas y más transmisibles y un probable requisito de vacunas de refuerzo. No podemos defraudar la investigación y el desarrollo de tratamientos y nuevas vacunas, ya que los estudios muestran que Covid-19 llegó para quedarse.

*Profesor de Medicina de la Universidad de Virginia

Noticias destacadas