República Digital - Indotel Anuncio

11 de mayo del 2021

Política

Los aspirantes a la nominación demócrata amenazan con boicotear el próximo debate en apoyo a huelga de trabajadores

El debate presidencial demócrata de la próxima semana en California está ahora en vilo: los siete candidatos que calificaron para el evento amenazaron con no asistir en apoyo a los trabajadores de la universidad donde está programado el debate que están protestando por mejores condiciones laborales. El sindicato que representa a los trabajadores de alimentos de la Universidad Loyola Marymount […]




El debate presidencial demócrata de la próxima semana en California está ahora en vilo: los siete candidatos que calificaron para el evento amenazaron con no asistir en apoyo a los trabajadores de la universidad donde está programado el debate que están protestando por mejores condiciones laborales.

El sindicato que representa a los trabajadores de alimentos de la Universidad Loyola Marymount en Los Ángeles (LMU) le dijo a Noticias Telemundo que los trabajadores a los que representa, una mayoría de ellos inmigrantes, están exigiendo mejores salarios y cobertura de salud, entre otras cosas.

El sindicato, Unite Here Local 11, anunció el viernes que protestarían durante el debate, y los candidatos Elizabeth Warren, Bernie Sanders, Joe Biden, Pete Buttigieg, Amy Klobuchar, Tom Steyer y Andrew Yang rápidamente dijeron que no atravesarían una huelga para llegar al debate, así eso significara no asistir.

¿Qué han dicho los candidatos?

Elizabeth Warren fue la primera en hablar. Tuiteó que el sindicato «está luchando por obtener mejores salarios y beneficios, y yo estoy con ellos». Warren también llamó la atención al DNC y dijo que «el DNC debe encontrar una solución a la altura del compromiso de nuestro partido de luchar por los trabajadores. No cruzaré la línea de piquete de un sindicato, incluso si eso significa perderme el debate».

El tuit de Warren fue seguido por los de sus compañeros, entre ellos el candidato progresista Bernie Sanders, que tuiteó: «Estoy con los trabajadores» que luchan contra Sodexo, la compañía que subcontrata LMU, «por un mejor contrato. No cruzaré su línea de piquete».

 Andrew Yang también tuiteó en solidaridad y dijo que no cruzaría la protesta. En un evento de campaña en Cedar Falls, Iowa, Yang le dijo a NBC News: «Estaría profundamente decepcionado si perdiera la oportunidad de hablar con el pueblo estadounidense sobre el hecho de que necesitamos reescribir las reglas del siglo XXI para que trabajen para nosotros, pero estoy seguro de que el DNC resolverá este problema y tendrá un debate la próxima semana».

El ex secretario de Trabajo Julián Castro, el único latino de la contienda, no calificó para entrar en el debate, pero instó a sus compañeros candidatos a no asistir. «Ningún candidato a la nominación demócrata debería cruzar una línea de piquete», tuiteó.

No es la primera vez que pasa 

De hecho se suponía que el sitio original de debate iba a ser UCLA, la Universidad de California en Los Ángeles, pero se trasladó a LMU debido también a una disputa de negociación laboral distinta en UCLA.

El debate, copatrocinado por la publicación online Politico y por PBS Newshour, sería el que menos participantes tendría de la campaña demócrata 2020, solo ocho, ya que son los umbrales de calificación más altos hasta la fecha.

¿Qué dice el Partido Demócrata?

La directora de comunicaciones del Comité Nacional Demócrata (DNC), Xóchitl Hinojosa, dijo en un comunicado más tarde el viernes: «Estamos trabajando con todas las partes interesadas para encontrar una resolución aceptable que satisfaga sus necesidades y sea coherente con nuestros valores y nos permita proceder según lo programado para el debate de la próxima semana.»

¿Qué piden los trabajadores?

“Queremos un salario justo, sabemos que con el costo de vida de California con este salario nadie puede vivir”, le dijo a Noticias Telemundo Rosa Ojeda, guatemalteca de 61 años, que prepara comida en la cafetería de LMU desde hace 4 años.

“Es mucha presión de trabajo… no me alcanza para pagarme un seguro médico, porque si pago un seguro, no me alcanza para la renta”, explicó.

Ojeda dice que paga 1,200 dólares por un apartamento de una habitación y para ello debe sacrificar a menudo su alimentación y su salud. “Es algo muy estresante como trabajador, cómo manejar los billes (las cuentas)”.

Ella dice que “hay exceso de trabajo”, ya que deben cumplir funciones para las que no están contratados: ella ha tenido que operar como cocinera, cajera, “mil usos, nos ponen en diferentes unidades… salgo a veces llorando del estrés tan grande”.

La Universidad de Loyola Marymount en Los Ángeles, en noviembre de 2008.

© Proporcionado por Telemundo La Universidad de Loyola Marymount en Los Ángeles, en noviembre de 2008.

La Universidad de Loyola Marymount en Los Ángeles, en noviembre de 2008. Foto: Mishigaki/Wikimedia Commons

«Me han hecho llorar muchas veces»

Además de la carga de trabajo, los gerentes “me han hecho llorar muchas veces por la forma que dicen las cosas”, dijo ella. “Es la falta de respeto, son abusivos e irrespetuosos, la mayoría de compañeros están bien estresados… nosotros por la necesidad soportamos ese maltrato”.

“Los trabajadores ganan entre 13.25 y 16 dólares la hora, a penas el mínimo, y vivir en Los Ángeles es muy caro, le dijo María Hernandez, vocera del sindicato a Noticias Telemundo. “Muchas personas no ganan lo suficiente para tener calidad de vida”.

En un comunicado de prensa, el sindicato dijo que los 150 cocineros, lavaplatos, cajeros y servidores que representan han estado en negociaciones con Sodexo, que dirige la operación de servicio de alimentos en el campus, desde marzo, pero aún no han llegado a un acuerdo.

Comenzaron a hacer huelgas en el campus el mes pasado, hasta que la semana pasada Sodexo canceló abruptamente las negociaciones, dijo Hernández.

El sindicato entonces le envió cartas a los candidatos demócratas contándoles la situación, dijo la vocera. Pero no se esperaban para nada su reacción.

“Nos dimos cuenta que todos decidieron no asistir… Eso es muy emocionante”, dijo Hernández, “porque se está enseñando que, incluso uno de ellos podría ser un presidente, que están apoyando a la gente trabajadora y eso es muy emocionante… Ojala eso mandara el mensaje de que hay que respetar a los trabajadores y que los traten mejor”.

“Es bueno que los candidatos expresen tanto apoyo a los trabajadores”, dijo Hernández, “eso dice mucho de los que va a pasar este 2020”.

Sodexo no les ha contestado sus llamadas, dijo ella, ni les han dado una razón de por qué cancelaron las negociaciones. Tan solo les dijeron que las negociaciones se renovarían hasta enero.

Noticias Telemundo intentó comunicarse vía email con Sodexo este viernes en la noche pero no recibió una respuesta inmediata.

LMU tampoco se ha comunicado con el sindicato o con los trabajadores, dijo Hernández.

Tanto Hernández como Ojeda dicen que agradecen mucho el apoyo que han recibido de los candidatos, de los estudiantes de la universidad y de la comunidad.

“Estamos muy felices con la reacción de los candidatos, es bien importante”, dijo Ojeda. “Sabemos que nuestro voto hacia ellos cuenta y como personas que pueden votar así lo vamos a hacer”.

Noticias destacadas