República Digital - Indotel Anuncio

14 de mayo del 2021

Opinión

Los ataques infundados al honor: ¡Bien condenado!

Por JOSÉ BÁEZ GUERRERO.    Parafraseo a Duarte: “Mientras no escarmienten a difamadores y chantajistas como merecen, Ios buenos dominicanos seguirán como víctimas de sus maquinaciones”. Lo recordé porque la Suprema Corte de Justicia ratificó una condena al programero que difamó a la diputada Lucía Medina, hermana del presidente Medina, atribuyéndole con ruin avilantez relaciones sentimentales indecorosas. […]




Parafraseo a Duarte: “Mientras no escarmienten a difamadores y chantajistas como merecen, Ios buenos dominicanos seguirán como víctimas de sus maquinaciones”.

Lo recordé porque la Suprema Corte de Justicia ratificó una condena al programero que difamó a la diputada Lucía Medina, hermana del presidente Medina, atribuyéndole con ruin avilantez relaciones sentimentales indecorosas.

Luce poquita la condena civil a resarcir con cinco millones de pesos el “perjuicio personal, directo, cierto y actual” causado a su víctima, pues es ponerle precio a la honra ajena.

La Constitución establece que el derecho al honor y buen nombre es un bien jurídico merecedor de tutela judicial. Difamar es un ilícito penal. Merece cárcel.

No sólo es ilegal porque lo dispone la ley 6132 sobre Expresión y Difusión del Pensamiento, sino también por los artículos 367 y siguientes del Código Penal.

Los ataques infundados al honor ajeno por chantajistas inveterados, comunicadores con ínfulas de fallidos Zolá, adictos al aplauso de claques o lagartijas con resentimientos atávicos, constituyen intentos de asesinato a honras y reputaciones. ¡Bien condenado!

Noticias destacadas