República Digital - Indotel Anuncio

10 de abril del 2021

Opinión

Los partidos dominicanos

Orlando Gil. SABER LA CLAVE.-  Algún día se dará con la clave de por qué los partidos dominicanos se ocupan más de lo que le sucede a sus contrarios que de sí mismos. Los chinos censuraban a quienes se alarmaban por la nieve que cubría el techo del vecino y no por su  situación que […]




Orlando Gil.
SABER LA CLAVE.-  Algún día se dará con la clave de por qué los partidos dominicanos se ocupan más de lo que le sucede a sus contrarios que de sí mismos. Los chinos censuraban a quienes se alarmaban por la nieve que cubría el techo del vecino y no por su  situación que era igualita. Los Evangelios hacen otro tanto. Critican a los que ven paja en el ojo ajeno y no la  viga en el propio. Mal de muchos, consuelo de tontos. El PLD tiene un problema que no es nuevo, porque la cuestión de fondo no es si primarias abiertas o cerradas, sino cual opinión pesa más. Si la de Danilo Medina o la de Leonel Fernández. Si Medina y Fernández llevan la confrontación a extremos imposibles, si dividen la organización y dan lugar a una nueva formación, culpa de ellos y no del sistema de partidos. No tiene sentido sufrir, sino agradecer las bienaventuranzas del cielo.  Hasta ahora la impotencia lo define y decide todo. No  encuentran maneras de vencer y desplazar al PLD. Si  Medina  y Fernández se vuelven locos, y aran la tierra y la siembran, pero dejan la cosecha al descuido, no hay que llorar la víspera o morirse un día antes...   CURARSE EN SALUD.- Digo lo que lo voy diciendo porque la discrepancia entre Danilo Medina y Leonel Fernández ocupa la atención de los partidos de la oposición, y todos se ponen en fila para denunciar a Medina sin darse cuenta de que favorecen a Fernández. Medina es del PLD, y Fernández también. Cosa de peledeístas, pues,  o entre peledeístas, igual. Medina pudo avasallar a Fernández en la última reunión del Comité Político,  y se aguantó. Sacó la consulta a constitucionalistas de debajo del asiento cuando se pensaba en una situación irremediable. Tiempo al tiempo, entonces. Lo que digan esos sabios servirá para disuadir a sus oponentes internos y no a sus contradictores externos, que seguirán creyendo que las primarias cerradas es lo que conviene. Entre peledeístas el compromiso es lo que vale, y parece que no. Como siempre ocurre, el consenso no duró ni un día. El martes en la mañana Franklin Almeyda desmentía al vocero oficial del CP y del partido, al secretario general Reynaldo Pared. Se dio cuenta de la trampa y quiso zafarse con una sutileza, pero ya era tarde. Y si no era tarde, por lo menos no era posible que el paciente se curara en salud...
BENEFICIO EN PLANTA.- La consulta de los constitucionalistas vincularía a Leonel Fernández con la posición que asuma finalmente el Comité Político o el PLD respecto a las primarias, pero no a los demás partidos. ¿Acaso se cree que si a Fernández lo convencen o Fernández se entrega, igual hará la oposición en su conjunto? Uno piensa que no. Y si no ¿a qué ese seguimiento? Lo lógico sería entender que sea lo que fuere que decidiera el PLD, nunca favorecería a sus contrarios. En último caso, si gana Danilo Medina, deberán enfrentar a Danilo Medina, en el escenario que fuera. Y que si gana Leonel Fernández, a Leonel Fernández. No son dolientes de ninguno de los muertos, ni se benefician de ninguna de las circunstancias. Los peledeístas podrán decir a la Comisión Bicameral que primarias abiertas, y eso no asegurará su inclusión en el informe que rendirá a los  plenos. No debe olvidarse que la CB es plural, compuesta por legisladores de todos los partidos, y que la correlación de fuerzas en la Cámara de Diputados no es la misma en el Senado. Los dos tercios serán cruciales. Si esa es la apuesta de Fernández  y sus seguidores ¿por qué los sectores de oposición no se confían a esa mayoría?... CADA CUAL EN LO SUYO.-  La lógica política manda  que las fuerzas de  oposición se mantengan atentas, pero sin involucrarse en el debate interno del PLD, sin tomar partido a favor de Leonel Fernández o en contra de Danilo Medina, pues no tienen vela en ese entierro. Lo suyo sería esperar el resultado de la consulta, ver qué decide el PLD y cómo se comporta frente a la Comisión Bicameral o influye en las cámaras. Medina no inventó las primarias abiertas, y tampoco Fernández las cerradas. Cada cual tiene derecho a su opinión y por igual a confrontarlas. Ese pulso es viejo, y en unos casos ganó Fernández, y en otros Medina. Los peledeístas consienten  en tener dos gallos en el gallinero, y no hay manera de que las gallinas reaccionen. La situación hasta ahora los  beneficia, y de esa mutua aceptación  depende su éxito. El día que uno de los dos se zafe del andamio, no habrá empañete que valga, ni construcción que se mantenga, o pintura que distraiga. El problema no es suyo, como debiera, sino de sus oponentes que les conceden el espacio y permiten que ejerza un liderazgo de nación y no solo de partido. Cuando se observa a  cada partido dedicar tanto tiempo al PLD, o a Danilo Medina y Leonel Fernández, cabe preguntar: ¿Acaso no tienen un oficio mejor?

Noticias destacadas