República Digital - Indotel Anuncio

22 de abril del 2021

Política

Los republicanos comienzan a alejarse de Donald Trump y de sus denuncias de fraude

 Proporcionado por Clarín Washington (Usa), 22/11/2020.- US President Donald J. Trump (R) walks back to the White House in Washington, DC, USA, 22 November 2020 after spending the day at the Trump National golf club. (Estados Unidos) EFE/EPA/Oliver Contreras / POOL La estrategia del presidente Donald Trump de trabar el acceso a la Casa Blanca del […]




 Proporcionado por Clarín Washington (Usa), 22/11/2020.- US President Donald J. Trump (R) walks back to the White House in Washington, DC, USA, 22 November 2020 after spending the day at the Trump National golf club. (Estados Unidos) EFE/EPA/Oliver Contreras / POOL La estrategia del presidente Donald Trump de trabar el acceso a la Casa Blanca del mandatario demócrata electo, Joe Biden, empieza desmoronarse desde adentro. Cada vez son más los legisladores republicanos, jefes del partido y del Departamento de Justicia los que comienzan a dejar solo al magnate, quien insiste con sus teorías de que hubo fraude en los comicios del pasado 3 de noviembre. Georgia se convirtió en el primer Estado en certificar el viernes la victoria de Biden, una medida que probablemente selle como válidos los 16 votos electorales del Estado que irán para el demócrata. Desde entonces varios legisladores han dicho basta. El golpe más duro lo dieron los republicanos de Michigan, quienes rechazaron trabar la certificación de electores, ignorando las exigencias de Trump cuando los llamó a la Casa Blanca para presionarlos. Apoyo. Simpatizantes del presidente Trump lo saludan en el campo de golf en Virginia (AFP). © clarin.com Apoyo. Simpatizantes del presidente Trump lo saludan en el campo de golf en Virginia (AFP). Georgia es la primera de una serie de certificaciones que podrían declarar oficialmente a Biden como ganador en los próximos días, con Michigan y Pensilvania enfrentando una fecha límite este lunes y Nevada el martes. Aunque Biden ganó Michigan de manera decisiva, la validación electoral del Estado fue una fuente de intensa atención el viernes, cuando los principales legisladores republicanos del Estado se negaron a apoyar a Trump. Después de la reunión, los legisladores dijeron que “seguirían el proceso normal” para certificar el recuento de votos del Estado y honrar el resultado electoral, asestando un golpe a uno de los intentos más descarados del presidente de subvertir el proceso electoral. Otros legisladores republicanos reconocieron públicamente la derrota de Trump. La senadora Marsha Blackburn, de Tennessee, llamó a Biden y a su compañera de fórmula, Kamala Harris, “presidente electo” y “vicepresidente electa” en una entrevista con ABC News. La representante Kay Granger, republicana de Texas, dijo en CNN que tenía “grandes preocupaciones” sobre los esfuerzos de Trump para revertir las elecciones y agregó: “Es hora de seguir adelante”.
A su vez, el senador Lamar Alexander de Tennessee se convirtió en el legislador republicano más prominente para presionar a Trump para que inicie el proceso de transición, diciendo el viernes que Biden tiene “muy buenas posibilidades” de ganar. Saludos. Donald Trump saluda a sus seguidores al partir de la Casa Blanca (Reuters) © clarin.com Saludos. Donald Trump saluda a sus seguidores al partir de la Casa Blanca (Reuters) Desde el Departamento de Justicia, que ha debido cumplir en los últimos días con una serie de reclamos del presidente para que investiguen judicialmente los comicios, dicen en público que obedecen al jefe de la Casa Blanca. Pero en privado sostienen que todo es “una locura”. Un grupo de dieciséis fiscales especialmente asignados al caso le plantearon al ministro de Justicia, William Barr, que rechace los reclamos de Trump porque no han visto evidencias de fraude o anomalías. Varios legisladores republicanos, consultados off the record, apuestan a que el presidente Trump, una vez agotados sus recursos legales contra la elección, acabará por aceptar su derrota ante Joe Biden. Hasta ahora, ha venido sucediendo sin embargo lo contrario. A medida que las Cortes desestiman una demanda detrás de otra, Trump multiplica los esfuerzos para trastornar el proceso. En lugar de aceptar la realidad del resultado, el presidente quiere utilizar el poder de su puesto para anularlo. “El Partido Republicano le ha permitido a Trump hacer pucheros durante demasiado tiempo”, dijo el historiador de la presidencia Douglas Brinkley, de la Universidad Rice en Texas. Mensaje. Foto de archivo del presidente electo, Joe Biden, hablando en Wilmington, Delaware, con los gobernadores (AFP). © clarin.com Mensaje. Foto de archivo del presidente electo, Joe Biden, hablando en Wilmington, Delaware, con los gobernadores (AFP). Biden ha obtenido hasta ahora 80 millones de votos contra los 74 millones de Trump. Pero en un Estado tras otro, de Arizona a Georgia, las demandas de Trump fracasan. En ninguno se han presentado pruebas de fraude generalizado en una escala que pudiera alterar el resultado. Ante la inminencia de los plazos, los legisladores republicanos se verán forzados a enfrentar el momento de la verdad. Los Estados tienen plazo para certificar los resultados hasta el 6 de diciembre y los republicanos visualizan el 14 de diciembre, cuando el Colegio Electoral debe proclamar al ganador, como su puerta de salida de la presidencia de Trump. Entonces, creen, podrán decir públicamente lo que muchos ya dicen en privado: que Biden ganó la elección. Fuente: agencias AFP, AP y EFE

Noticias destacadas