República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Política

Los resultados de febrero no deben proyectarse a mayo

Es un error de los partidos políticos, especialmente el partido oficial, ofrecer porcentajes distanciados de la realidad para de ahí pretender proyectar los resultados de febrero a mayo, porque se trata de elecciones locales, con ciertas particularidades que las diferencian de las presidenciales. En un país que ha sido tan subdividido resulta que contamos con […]




Es un error de los partidos políticos, especialmente el partido oficial, ofrecer porcentajes distanciados de la realidad para de ahí pretender proyectar los resultados de febrero a mayo, porque se trata de elecciones locales, con ciertas particularidades que las diferencian de las presidenciales.
En un país que ha sido tan subdividido resulta que contamos con 158 municipios y 232 distritos municipales, no es accidental que estén en juego más de 4 mil cargos entre alcaldes, regidores, directores municipales y vocales.
En las elecciones de 2016, que fueron municipales, congresuales y presidenciales, se enfrentaron un PLD unificado, con todos los recursos del Estado que los usaron largamente, y un PRM que apenas hacia menos de dos años había salido de las entrañas del PRD, principal partido de oposición hasta las elecciones generales de 2012, y lógicamente los resultados de 2016 fueron más que satisfactorios para el PRM, tomando en cuenta por la historia electoral que salir de un partido grande equivalía a un suicidio o trabajar muy duro muchos años como el PLD. En esas elecciones a nivel municipal el PLD y aliados obtuvieron 116 alcaldías y el PRM y aliados 30.
Decimos que las elecciones municipales tienen sus particularidades pues al ser locales los votantes no solo lo hacen por el partido, sino también por los candidatos, por los alcaldes que hayan hecho una buena labor o alguna figura de impacto social y comunitario que no milita en ningún partido político.
Sobran los ejemplos en 2016, varios partidos minoritarios obtuvieron alcaldías participando de manera independiente de los mayoritarios. Por ejemplo el PPC obtuvo la alcaldía de Cabral en Barahona, el Frente Amplio la de Fundación en Barahona, el PUDC, el Peñón también en Barahona, la APD el municipio de Las Charcas en Azua y hasta un movimiento independiente, el MIUP, ganó el ayuntamiento de Puñal en Santiago.
En el caso de estas elecciones es evidente que repetir un mapa morado u obtener el 70% de los municipios es una quimera, es una forma de mantener entusiasmados a los compañeritos, pues el PLD se dividió, el PRM creció y hay una tercera agrupación y aliados, Fuerza del Pueblo, que con apenas dos meses de existencia legal marca en las encuestas incluso a nivel municipal.
De hecho Gallup Dominicana, la firma de mayor credibilidad en el país, en su entrega de esta semana, publicada por este prestigioso medio que nos alberga, reveló que en las municipales las preferencias del PLD y el PRM están empatados en 40.2%, pero si usted distribuye proporcionalmente los 10.5% que dicen no votaran o no saben, resulta que ambos subirían a 44.9% y si agrega la FP, entonces la oposición obtendría 53.5%.
Obviamente en el caso de los distritos municipales, donde hay relativamente pocos habitantes y mucha miseria, los recursos del Estado jugarán un papel importante, pero en las grandes ciudades, en los centros urbanos, que es donde va a ser fuerte el combate, la oposición tiene la gran oportunidad de derrotar al partido oficial y en término de votos obtener la mayoría.
La suerte está echada, a 17 días de las elecciones municipales soplan vientos de cambio, por supuesto estos resultados no deben extrapolarse a las elecciones presidenciales y congresuales, porque en la segunda hay una fuerte alianza opositora que lleva 24 candidatos a senadores y en el caso de la primera lo único seguro al día de hoy es que habrá segunda vuelta con Luis Abinader como puntero.

Por: Ramón Núñez Ramírez.

Noticias destacadas