República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Opinión

Los salmos y la corrupción

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio. Quiero invitar de todo corazón a todos los que puedan, a todos los que quieran, creyentes y no creyentes, a que repasen el salmo 37. El salmo 37 es un salmo que invita profundamente a no seguir los caminos de la injusticia sino a seguir los caminos […]




Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio.
Quiero invitar de todo corazón a todos los que puedan, a todos los que quieran, creyentes y no creyentes, a que repasen el salmo 37. El salmo 37 es un salmo que invita profundamente a no seguir los caminos de la injusticia sino a seguir los caminos del justo. Es una reflexión profunda, honda, realista, sobre los destinos del justo y del injusto, sobre los destinos del corrupto y del no corrupto. Una expresión hermosísima en este salmo es: “No te exasperes, no te acalores, no te sientas lleno de rabia ni de ira por los malvados, por los corruptos, que parecen triunfar, porque todos ellos están llamados al fracaso”. Cuando alguien se sienta molesto e irritado por las corrupciones que existen, por los males que se hacen, una meditación refrescante, que alienta, que invita a seguir adelante por los caminos de la justicia y de la honradez, es este salmo 37. No te llenes de ira por los que aparentan prosperar de mala manera, injusta o corruptamente. Sigue tú los caminos del bien, de la justicia, de la honradez, que nunca te equivocarás. Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

Noticias destacadas