República Digital - Indotel Anuncio

19 de abril del 2021

Opinión

Los sobornos de Odebrecht

Orlando Gil. orlandogil@claro.net.do. TODOS A UNA.- El Código Penal debe irse preparando porque suya será la coartada perfecta de los sospechosos de sobornos Odebrecht. O lo usarán de mampara o le echarán la culpa de que los procesos no sean fluidos ni llenen su cometido. Los abogados están en pie de lucha, y unos hablan […]




Orlando Gil.
orlandogil@claro.net.do.
TODOS A UNA.- El Código Penal debe irse preparando porque suya será la coartada perfecta de los sospechosos de sobornos Odebrecht. O lo usarán de mampara o le echarán la culpa de que los procesos no sean fluidos ni llenen su cometido. Los abogados están en pie de lucha, y unos hablan como parte, y otros como expertos, independientes, aunque siempre coinciden con los interesados. La justicia imposible. Ángel Rondón remontó carreras con un comunicado a página completa de periódico que será pieza memorable. ¿Cómo se declara, culpable o inocente? ¡Inocente! Se cree que las farmacias están vendiendo por cajas calmantes de todo tipo, pero debe pensarse mejor en un libro que ahora se torna de cabecera: Fuente Ovejuna, del excepcional Lope de Vega. “¿Quién mató al Comendador? Fuenteovejuna, señor. ¿Quién es Fuenteovejuna?  Todo el pueblo, a una”. Solo habría que hacer los ajustes correspondientes, y en vez de matar, sobornar, y no al Comendador, sino Odebrecht, y nada de pueblo, mejor los involucrados. Si no admite culpabilidad uno ¿Por qué los otros? Además, no hay por qué olvidar lo principal: Papeleta siempre mata a menudo EN CONCLUSION.- Lope de Vega comienza, y Lope de Vega termina: “Haciendo averiguación del cometido delito, una hoja no se ha escrito que sea en comprobación; porque, conforme a una, con un valeroso pecho, en pidiendo quién lo ha hecho responden: Fuenteovejuna”. DEBIDO PROCESO.- El caso Odebrechet, como todo expediente en justicia en que se respete el debido proceso de ley, irá a marcha forzada, y tan forzada para que no llegue nunca. Véase si no. Las autoridades piden papeles, y los piden hasta repetidos. Los de Odebrecht de seguro que no serán diferentes a los de Ángel Rondón, o de las dependencias oficiales que tuvieron trato con la empresa brasileña. Revisando unos, y cotejando con otros que son iguales, llegará Navidad, y Año Nuevo y Reyes, pues no solo los abogados harán su tarea, sino que las colindancias se ocuparán de encubrir, y los alcahuetes se dedicarán a lo propio. ¿Por qué fulano y no mengano? O el consabido discernimiento. Que en la administración de zutano, dos contratos, y en la de perencejo, cuatro, y cutáneo, seis. La de seis, por tanto, es más culpable que la de cuatro y que la de dos. La investigación no puede hacerse de atrás hacia adelante, sino al revés: primero lo último, y después el principio. Y eso es lo malo de la política, que aprovecha cualquier oportunidad y busca sus ventajas. No puede tocarse a este o a aquel porque el desquite o la venganza serían muy obvios...
IRA Y JUSTICIA: CÓDIGO.- La cuestión no es shakesperiana de ser o no ser, sino que la indignación y la ira de la calle no tienen cabida en justicia, porque los códigos se redactan y aprueban con una finalidad: sustentar el establecimiento y no desbordar el marco natural de las cosas. En los tiempos de Lynch era menos justo, pero más expedito. El que robaba un caballo se le montaba en el mismo caballo con una soga al cuello, y al arrearlo quedaba colgado, y todo resuelto. Y aleccionado el reo, la comarca y toda la humanidad. Concertar y firmar contratos con Odebrecht nunca dio problema, y teniéndose seguridad de su aprobación en las distintas instancias, arrancaba la obra. Sin embargo, indagar sobre la concesión o los términos de la transacción, se hace con cuidado, como si se pisara un territorio minado o se anduviera por terreno pantanoso. A cualquier descuido vuela por los aires o se hunde. Además, queda claro que ahora se pone a prueba al ministerio público, pero a poco vendrá la fase jurisdiccional. Y el temperamento conocido: la fiscalía propone, el juez dispone, y con Fuenteovejuna tal vez no se llegue a ninguna...

Noticias destacadas