República Digital - Indotel Anuncio

18 de mayo del 2021

Opinión

Maestros, maestras y su contexto social

Tahira Vargas García. El 30 de junio se celebró el día del maestro y la maestra. La mayor parte del personal docente que se encuentra en las aulas son mujeres. Continuamente se hacen análisis de los problemas de calidad en la educación dominicana con una mirada muchas veces acusatoria hacia nuestros maestros y maestras. Si […]




Tahira Vargas García.

El 30 de junio se celebró el día del maestro y la maestra. La mayor parte del personal docente que se encuentra en las aulas son mujeres.

Continuamente se hacen análisis de los problemas de calidad en la educación dominicana con una mirada muchas veces acusatoria hacia nuestros maestros y maestras. Si bien es cierto que el personal docente y directivo de los centros educativos tiene una alta responsabilidad en la calidad de la educación, hay cuotas de responsabilidades fundamentales en los Distritos Educativos, las Regionalesy  la Sede del Ministerio de Educación.

¿Cuál es el contexto social en que viven maestros y maestras?

Si bien es cierto que se ha mejorado las condiciones socioeconómicas de maestros y maestras con la aprobación del 4% para la educación, y se ha incrementado sus salarios, aun así, maestros y maestras continúan viviendo en condiciones muchas veces de pobreza y precariedad, sobre todo aquellos y aquellas que trabajan en las comunidades rurales del país.

En comunidades rurales lejanas y/o ubicadas en las montañas encontramos a maestros y maestras que se trasladan a la comunidad desde el domingo en la tarde y se quedan a dormir allí hasta el viernes que regresan a sus hogares.

Estos maestros y maestras no cuentan muchas veces con medios de transporte y se trasladan a base de motoconchos, burros o caballos o pidiendo “bolas” para llegar a la comunidad. Allí instalados comen una vez al día, al igual que las personas que residen allí, y viven las condiciones de pobreza o pobreza extrema características del lugar con precariedades para conseguir agua, cargándola del rio, y con poco abastecimiento regular de energía eléctrica y señales para la comunicación con celular.

Cuando este maestro/maestra se enferma tiene muchas dificultades. El seguro de salud para maestros y maestras no le garantiza una atención en salud segura y de calidad. En muchas comunidades y entre maestros/as se recolectan fondos para ayudar a maestros y maestras enfermos/as. Se presentan casos de maestros/as que han muerto por falta de recursos para una diálisis o para una intervención quirúrgica de emergencia.

El currículo que deben desarrollar estos maestros y maestras en las escuelas es el mismo que el que enseña en una escuela urbana, urbano-marginal o en un colegio privado de estratos medios. Aun cuando las condiciones para desarrollar su labor educativa son altamente precarias porque no cuenta ni siquiera con las condiciones de calidad de vida para ello.

La calidad de la educación que puede ofrecer un maestro o maestra en esas condiciones no es la misma que un docente que trabaje en un colegio privado de estratos medios. Sin embargo, el currículo es el mismo. El sistema educativo no toma en cuenta la realidad del personal docente ni de las comunidades en la que se imparte docencia. El personal docente y las comunidades rurales deben tener atención distinta y una inversión en recursos e incentivos mucho mayor que en el resto de las escuelas del país.

El esfuerzo y la labor del docente en nuestro país debe ser reconocida no solo con el día del maestro sino en todo momento. Tienen la responsabilidad de formar a nuestras nuevas generaciones y acompañarlas en los procesos de cambio social y cultural de la que son protagonistas.

Este articulo fue publicado originalmente en el periódico HOY.

Noticias destacadas