18 de enero del 2022

Política

Magdalena Andersson es reelegida primera ministra de Suecia, días después de su dimisión

Duygu Getiren /TT News Agency/Vía Reuters La líder del Partido Socialdemócrata, Magdalena Andersson, durante una conferencia de prensa tras ser nombrada nueva primera ministra, después de una votación en el Parlamento sueco. En Estocolmo, Suecia, el 29 de noviembre de 2021. Este 29 de noviembre, el Parlamento sueco reeligió a la líder socialdemócrata como primera ministra. Anderson […]




Duygu Getiren /TT News Agency/Vía Reuters La líder del Partido Socialdemócrata, Magdalena Andersson, durante una conferencia de prensa tras ser nombrada nueva primera ministra, después de una votación en el Parlamento sueco. En Estocolmo, Suecia, el 29 de noviembre de 2021.

Este 29 de noviembre, el Parlamento sueco reeligió a la líder socialdemócrata como primera ministra. Anderson había sido designada para el cargo la semana pasada, pero renunció horas después, luego de que uno de sus socios de coalición abandonara el gobierno por una votación presupuestaria que perdió.

Magdalena Andersson, primera mujer en ocupar el puesto de primera ministra del país, fue nuevamente designada. En menos de una semana, por un estrecho margen en el Parlamento, con 101 votos a favor, 173 en contra y 75 abstenciones de un total de 349 escaños.

La ex ministra de Finanzas había sido elegida para el cargo el pasado miércoles 24 de noviembre, pero renunció solo horas después por falta de apoyo luego de que uno de sus socios de coalición abandonara el gobierno tras una votación presupuestaria perdida.

«Se siente bien y estoy ansiosa por comenzar», aseguró Andersson tras su nombramiento.

Salvo una improbable nueva sorpresa, su elección cierra la caótica transición socialdemócrata en el poder, inicialmente provocada por la salida del primer ministro Stefan Löfven, que había entregado a principios de este mes el puesto, luego de siete años y a menos de un año de las próximas elecciones legislativas, programadas para septiembre de 2022.

El líder del opositor Partido Moderado de derecha, Ulf Kristersson, describió la Administración entrante como un «gobierno provisional de nueve meses» y dijo que no podría lograr mucho en el período previo a los comicios.

En un discurso ante el Parlamento, la líder del Partido del Centro, Annie Loof, destacó que la elección de Andersson «significa mucho para muchas niñas y mujeres» por haber roto un «techo de cristal». Estoy orgullosa de que (el Partido del Centro) esté involucrado y lo haga posible». Su partido se abstuvo de votar a favor o en contra de Andersson, allanando el camino para su elección.

Se espera que el gabinete de la nueva jefa de gobierno de la nación nórdica sea nombrado oficialmente el martes 30 de noviembre y se instalará después de una audiencia con el rey Carl XVI Gustav, el monarca de Suecia.

Andersson liderará un gobierno de minoría

Andersson formará un gobierno minoritario de partido único: su movimiento Socialdemócrata que tiene 100 escaños de los 349 que componen el Parlamento sueco.

«Como todos los gobiernos minoritarios, buscaremos la cooperación con otros partidos en el parlamento, y veo buenas oportunidades para hacerlo», afirmó la líder política.

Con este panorama, Andersson tendrá que liderar uno de los gobiernos más débiles de Suecia en las últimas décadas. Además, deberá gobernar con un presupuesto formulado en parte por tres partidos de oposición, incluidos los demócratas suecos, una formación antiinmigrantes, cuyos logros durante la última década se encuentran en el centro de la agitación política del país.

La ex ministra de Finanzas indicó que presentará las políticas de la nueva Administración el martes. Sin embargo, ha adelantado que tiene tres prioridades: bienestar, clima y lucha contra la violencia.

Suecia ha experimentado un aumento en la actividad del crimen organizado en los últimos años y se han producido varios tiroteos relacionados con pandillas en las tres ciudades principales: Estocolmo, Goteborg y Malmo.

El nombramiento de Andersson como primera ministra marca un hito para Suecia, considerado durante décadas uno de los países más progresistas de Europa y el mundo en lo que respecta a las relaciones de género, pero que aún no tenía una mujer en el cargo político más alto de la nación.

Con Reuters, AP y EFE

Noticias destacadas