República Digital - Indotel Anuncio

18 de mayo del 2021

Opinión

¿Marcha de la diáspora “motu proprio” en la RD?

Raúl Pérez Peña (Bacho). Hay consenso dentro y fuera del país en que la comunidad dominicana residente en el exterior registra mayor número de personas que cualquier provincia, incluido el Gran Santo Domingo. Estas líneas no son para precisiones de las estadísticas de nuestra población. Vale significar que esa legión residente en el exterior, desde […]




Raúl Pérez Peña (Bacho).

Hay consenso dentro y fuera del país en que la comunidad dominicana residente en el exterior registra mayor número de personas que cualquier provincia, incluido el Gran Santo Domingo.

Estas líneas no son para precisiones de las estadísticas de nuestra población. Vale significar que esa legión residente en el exterior, desde hace mucho tiempo, juega un papel importante de soporte directo con sus familiares en el país.

Sin pretender un paralelo con el papel de los dominicanos exiliados en tiempos de la tiranía trujillista, es obvio que esa población de la diáspora sufre una pronunciada dispersión que inevitablemente le afectará si quisieran aunar esfuerzos por un mejor trato del Estado dominicano de postular en tal sentido. Es obvio que los alcances del capítulo llamado comúnmente “dominicanos de ultramar” se queda en los consabidos parámetros de la politiquería vigente y por eso no despierta mayor interés en la alta proporción de excluidos.

Se tienen noticias salpicadas de que desde la diáspora vienen activistas sociales con miras a participar en próximas actividades de Marcha Verde.

Quien escribe es de los menos vinculados con esa esfera tan importante  del Movimiento Verde. Pero pensando en el tema, creo que no es arriesgado expresar que subestimamos el potencial de la diáspora, a partir de que por derecho tienen un espacio que le autoriza incursionar directamente al panorama del país, incluso para los activistas de Marcha Verde, tanto de aquí como del “exilio económico”,  es obvia la importancia de saber lo que piensan unos y otros.

Ese aspecto de por sí hace oportuna la iniciativa. Sobre todo que no es mucho lo que se espera cuando se privilegia “llover sobre mojado”.

¿Qué mejor muestra de adhesión al Movimiento que la firma del Libro Verde?

¿Acaso no fue la firma del Libro Verde una expresión de compromiso ciudadano?

Ambas preguntas merecen respuestas, especialmente si se aterriza en las coordenadas de los momentos actuales del panorama dominicano.

Noticias destacadas