República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Opinión

Marcha Verde florece por desvergüenza PLD

Raúl Pérez Peña (Bacho) Se respira que Marcha Verde reverdece y que el actual ambiente alienta el desahogo y la indignación al registrarse un notable incremento en los escándalos y la desfachatez del oficialismo morado en sus burlas ya cotidianas. No hace falta medir la irritación ciudadana. Basta compararla con el ambiente imperante el 22 […]




Raúl Pérez Peña (Bacho)
Se respira que Marcha Verde reverdece y que el actual ambiente alienta el desahogo y la indignación al registrarse un notable incremento en los escándalos y la desfachatez del oficialismo morado en sus burlas ya cotidianas. No hace falta medir la irritación ciudadana. Basta compararla con el ambiente imperante el 22 de enero del año pasado, que provocó la primera movilización multitudinaria hacia el parque Independencia. Desde entonces a la fecha, crece la convicción colectiva ante la degradación moral de un régimen que sigue al galope su depravada y temeraria carrera. El oficialismo cuenta ahora con la complicidad del PRM, que acentúa su pinta inofensiva, siendo más de lo mismo, bajo un desteñido ropaje “opositor”. Para distraer mediante lo pantalloso, el oficialismo frecuenta  “mareos mediáticos”. Pero es obvio que se empecina en sus propósitos reeleccionistas. Sin embargo, es obvio que se le aprieta un cerco excluyente de la más mínima perspectiva democrática en República Dominicana. Marcha Verde pudo volar más alto bajo su diseño original de instrumento esencialmente ciudadano. Pero esa naturaleza está en la mirilla de ciertas ONG, partidos y aspiraciones de gente con pasión por cámaras y curules. No por casualidad mucha gente del pueblo pregunta si se apaga la Marcha Verde. La respuesta es: “¡Dígale que NO a esa pelota!”. No le pierda “ni pie ni pisá” a quienes priorizan sus pretensiones por encima del interés social del pueblo dominicano. Ante el frenesí morado, que nadie se deje engañar, ni se deje sorprender. Han protagonizado barbaridades desafiando la sana imaginación. Y se aferran al poder más por miedo y por la salvaguarda de su mina. El PLD es temerario en su arrebato, aunque debe suponerse  responsabilidad en sus actos. Entonces, la Marcha Verde no tiene reversa. Mañana domingo es un deber individual aportar un grano de arena para ser partícipe de un acto ciudadano que se inscribirá en la suma de esfuerzos por la edificación del futuro digno que merece el pueblo dominicano.

Noticias destacadas