República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Política

Mejía contra Fernández

Orlando Gil. RARA ANÉCDOTA.- Joaquín Balaguer, en un raro discurso de campaña, contó en 1966 una anécdota que en su voz y circunstancia sonó grimosa. Según lo dicho por uno de esos generales de algazara, tan comunes en la época, Trujillo al subir al poder cortó los cojones a todos los hombres del país y los […]




Orlando Gil.
RARA ANÉCDOTA.- Joaquín Balaguer, en un raro discurso de campaña, contó en 1966 una anécdota que en su voz y circunstancia sonó grimosa. Según lo dicho por uno de esos generales de algazara, tan comunes en la época, Trujillo al subir al poder cortó los cojones a todos los hombres del país y los guardó en el Palacio Nacional. Balaguer dijo entonces que aprovechó el desconcierto de la noche del 30 de mayo para recuperar a los suyos. Y lo demás es historia conocida. Uno piensa, viendo la forma como se manejan los diputados con la Ley de Partidos, si no habrán entregado, ya no los cojones (pues se les supone eunucos), pero sí los pantalones a los líderes de sus partidos. En particular el principal de gobierno y el más sobresaliente de oposición. Todas esas majaderías o malicias ameritan una explicación, y lo de Trujillo en versión de Balaguer resulta apropiado. ¿Por qué no se arman de valor y cumplen con sus responsabilidades de hacer leyes y abandonan su ánimo displicente y sospechoso? Lo que estaba supuesto a ocurrir ayer martes, se dejó para hoy miércoles, y razón hasta ahora ninguna. La comisión encargada de estudiar la pieza pide un nuevo plazo, y vale la inquietud ¿qué hace con el tiempo si este pasa y nunca ofrece resultado?... CUENTO DE NIÑOS.- El cuentecito de que primarias abiertas, primarias cerradas, que con abiertas la reelección de Danilo Medina tendría camino libre o que con las cerradas Leonel Fernández iría de paseo, ya no convence. En un concilio de autores infantiles (Perrault, Andersen, Grimm...) se llegó a la conclusión que los argumentos al uso son cuentos de niños, pero muy malos. Todos saben lo que están haciendo, pues a ninguno se le nota preocupación en la cara y mucho menos apremio. En otra situación y gente diferente por lo menos simularía, daría a entender lo contrario. Para Leonel Fernández ganar las veces que ganó adentro no importó que fueran cerradas. Para Danilo Medina imponerse las veces que se impuso internamente nunca reclamó que fueran abiertas. ¿Por qué ahora la forma se considera tan decisiva? ¿Cuál es la razón de ese afán si el motivo real no se explica? Igual inquieta e intriga la actitud de sus oponentes, que juegan a uno o al otro, sin darse cuenta de que sea uno o sea el otro afilarán cuchilla para su garganta. No es verdad que Fernández va a hacerse a un lado para que Luis Abinader pase triunfante en su carroza. Tampoco Medina va a utilizar a Hipólito Mejía como desquite. Ambos, Fernández y Medina, tuvieron ocasión de actuar contra los intereses del PLD y no lo hicieron. Salvador Jorge Blanco pudo haber jugado esa carta, y de seguro le pesó, y de Joaquín Balaguer no puede decirse, pues sus favorecidos no le pasaron factura... CAMBIO DE BATUTA.- A la hora de jugar al póker todos acusan al oficialismo de las trampas, pero la verdad es que el oficialismo solo pone las cartas sobre la mesa y otros se ocupan de barajarlas. Lo peor del cuento chino es que lo haga uno que no sea chino. Las trampas no importan, lo preocupante es el tranque. Y la superior inteligencia de los peledeístas podría al final lograr su cometido: que otros hagan la tarea por ellos. Que después de tantos intentos fallidos, por cansancio o por conveniencia o por interés, los de afuera oferten una salida que en el fondo les sea favorable y la acepten haciéndola ver como un gran sacrificio. Nada más hay que advertir la maniobra. Lo que en principio era una puja entre Fernández y Medina, de pronto se convierte en un forcejeo entre seguidores del expresidente y parciales de Luis Abinader. ¿Cuál fue el compromiso que ahora no se honra? A la vuelta de la esquina el liderazgo de Abinader entra en cuestionamiento, e Hipólito Mejía se constituye en un elemento esencial, pues no solo desbarató la jugada del jueves que ya todo el mundo olvida, sino que ahora persigue a Fernández cuando se daba por un hecho la asociación entre un sector del PLD y el PRM. Como se subestima a Mejía, no se percibe el cambio en la partitura, pero sobre todo que un nuevo director asume la batuta. No es Abinader con Fernández, es Mejía contra Fernández... JUEGO DE BOSTON.- Todo depende de cómo se vea el juego. Para unos lo grave es que Mokie Betts esté lesionado y para otros lo importante es que J.D. Martínez está bateando promedio, dando jonrones, y Boston ganando juegos. Destacan que Leonel Fernández no menciona ni por equivocación a Hipólito Mejía, que no responde sus provocaciones y que una encuesta lo coloca por encima por el doble. Sin embargo, la reacción de los seguidores de Fernández fue de ponerse locos, y al parecer están viendo más que el común de la gente. Lo de Mejía fue un lanzamiento de piconazo, aunque anunciara strike para más adelante. ¿Por qué no esperar que mejore la efectividad en vez de tirar a todas las pelotas que salgan de su brazo? Mejía logró su objetivo, aunque todavía no su cometido. Si como gallo va al coliseo, no pasa desapercibido y los leonelistas le apuestan en contra. Observen sino las réplicas. No fue uno ni dos que salieron al frente, sino varios, y de relevancia dentro del grupo. Rafael Núñez, responsable de prensa y propaganda, y Bautista Rojas Gómez, jefe de campaña. Aunque se quiso decir lo contrario, lo que se demostró fue que -como en los pleitos de muchachos en los patios- Leonel Fernández e Hipólito Mejía salen, y que las derrotas del pasado no pueden considerarse, puesto que se trata de juego nuevo. Nueva temporada anunció Neflix...

Noticias destacadas