República Digital - Indotel Anuncio

19 de junio del 2021

Mundiales

Melania e Ivanka Trump, dos ‘primeras damas’ para la Casa Blanca

Donald Trump se muda a la Casa Blanca solo, sin la compañía de su tercera esposa, Melania Trump, que ha decidido permanecer en su casa de Nueva York mientras el hijo de ambos, Barron, termina el curso escolar. Eso sí, la esposa del nuevo presidente de Estados Unidos ha asegurado que estará «disponible» siempre que […]




Donald Trump se muda a la Casa Blanca solo, sin la compañía de su tercera esposa, Melania Trump, que ha decidido permanecer en su casa de Nueva York mientras el hijo de ambos, Barron, termina el curso escolar. Eso sí, la esposa del nuevo presidente de Estados Unidos ha asegurado que estará «disponible» siempre que sea necesaria su presencia. Quien ya ha hecho las maletas, en cambio, es Ivanka, la hija mayor de Trump que se mudará de Nueva York a Washington con su marido Jared Kushner —quien será uno de los funcionarios más poderosos en el Ala Oeste—. Con la pareja van sus tres hijos. La casualidad ha hecho que los Kushner-Trump vayan a ser vecinos en la capital estadounidense de los Obama una vez dejen la residencia presidencial.

Los observadores están muy pendientes del papel que las dos mujeres más importantes en la vida del magnate van a tener en esta nueva etapa. Ivanka Trump anunció hace unos días que dejaba en otras manos todos sus negocios relacionados con el estilo de vida y la moda para poder estar cerca de su padre. La prensa de EE UU especula con que la joven, de 35 años, pueda trabajar para su padre pero no parece que vaya a ser posible, al menos de manera oficial por la ley federal estadounidense de 1967 contra el nepotismo. Pero lo que nadie puede impedir es que ella esté cerca de él y dé su opinión. Trump mueve sus negocios y su vida con hilos que teje su familia y su hija mayor es imprescindible en este entramado desde hace años.

Los más cercanos la describen como una mujer inteligente, con mentalidad independiente e implacable. Ahora se prepara para convertirse en una de las más influyentes —y poderosas— primeras hijas de la historia de Estados Unidos ya que se ha ganado la confianza de su padre. “Ella… tiene la gran capacidad de, tú sabes, hablar con él”, aseguró su hermano Don Jr. en una entrevista con la CNN. “Él confía en ella”, agregó. Ivanka no necesita una posición oficial en la Casa Blanca para mantener su influencia, una vez su padre tome posesión este viernes. Lo que Trump más aprecia de su hija, aseguró Eric Trump, el tercer hijo del magnate, se resume en una palabra: “Lealtad”.

Cómo es la relación de Ivanka y Melania es toda una incógnita. Posan juntas en las fotos familiares pero algunos medios de comunicación aseguran que no tienen mucho en común, que solo están unidas por obligación y lealtad al «jefe».

Ivanka Trump y su marido Jared Kushner, en la Torre Trump de Nieva York el pasado mes de noviembre. cordon press

La demora de Melania Trump, de 46 años, en llegar a la Casa Blanca va a permitir a Ivanka tomar la delantera y posicionarse. Ya sucedió en la campaña electoral. Hubo que esperar varios meses para que la tercera esposa de Trump participara. En su declaración de intenciones está dedicarse a trabajar por las «mujeres y los niños», aunque poco más se sabe ya que oficialmente la primera dama de Estados Unidos no tiene deberes oficiales más allá de ejercer como coanfitriona en eventos en la Casa Blanca. Ivanka aspira a intervenir en decisiones de todo tipo, teniendo como aliado a su esposo. “Ellos realmente crean una fuerza a tener en cuenta”, sostuvo Eric Trump durante una entrevista en CNN. “Son muy pragmáticos. Pasan mucho tiempo pensando, creando estrategias, tú sabes, planeando. Le dedican mucho tiempo al pensamiento de alto nivel.  Sus personalidades verdaderamente se complementan la una a la otra”, añadió.

Noticias destacadas