República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Opinión

Mirar hacia afuera

Tomás Aquino Méndez. tomas.mendez@listindiario.com Alrededor de los líderes po­líticos se forman “anillos” que, casi siempre les impi­den ver más allá del ARO constituido. Ese círculo, en muchas ocasiones ADORNA las informacio­nes que deben llegar a esta figura. Ese “ani­llo” adquiere mayores dimensiones y “filtra” más cuando el líder llega a la presidencia de la Republica, […]




Tomás Aquino Méndez.
tomas.mendez@listindiario.com
Alrededor de los líderes po­líticos se forman “anillos” que, casi siempre les impi­den ver más allá del ARO constituido. Ese círculo, en muchas ocasiones ADORNA las informacio­nes que deben llegar a esta figura. Ese “ani­llo” adquiere mayores dimensiones y “filtra” más cuando el líder llega a la presidencia de la Republica, a un ministerio, una dirección u otra posición administrativa en el Estado. Es por eso que en ocasiones, al hablar a los medios de comunicación o dirigir algún dis­curso a una multitud, los líderes ofrecen da­tos INFLADOS o distorsionados. Son esos adláteres, que pensando en ellos y sus be­neficios, inflan encuestas, abultan núme­ros, chismean a compañeros y hasta colo­can en pedestales inalcanzables para otros, a quienes consideran sus mecías. Por eso entiendo, hoy más que nunca, la actitud cuestionadora del fenecido Joaquín Bala­guer. Recibía a quienes formaban parte de su “anillo”, que lo tenía, les sonreía, los elo­giaba y recibía las informaciones y chismes. Sin embargo, tan pronto salía el informante de su despacho, hacía llamar a “otras fuen­tes” con los cuales compartía lo que había recibido. Así se mantenía realmente infor­mado. Confiaba en todos y no confiaba en nadie. Cuando el equipo económico de Ba­laguer, llegaba cada noche a informarle lo recaudado, le expresaba satisfacción. A la mañana siguiente llamaba a otro funciona­rio del área para que le detallara lo que ya sabía. Buscaba coincidencias y disparida­des. Por eso, lo que para muchos era inex­plicable, como cancelar un funcionario con­siderado “pegado” del doctor, tenía sus orígenes en esos detalles. Dice el refrán que nadie aprende en cabeza ajena. Cada líder, cada presidente debe mirar su entorno. To­mar lo que viene de más cerca y lo de lejos. Nunca decidir con solo la opinión de los de adentro, sino mirar también hacia afuera.

Noticias destacadas