República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Opinión

Mis deseos de Año Nuevo para el pueblo dominicano

Independientemente de la diversidad en las creencias, el final de un año y el inicio de otro es siempre una buena fecha para los relanzamientos y para recomenzar. De ahí la importancia que, además de las tradicionales metas individuales que muchas personas se forjan, hagamos tiempo y espacio para repensar también las metas país. Y […]




Independientemente de la diversidad en las creencias, el final de un año y el inicio de otro es siempre una buena fecha para los relanzamientos y para recomenzar. De ahí la importancia que, además de las tradicionales metas individuales que muchas personas se forjan, hagamos tiempo y espacio para repensar también las metas país. Y en ese orden de ideas, el 2020 por ser un año ya plenamente electoral, es una época importante para que el pueblo dominicano, la ciudadanía, logre impulsar metas pendientes por decenios. Una de ellas es el anhelado y bien merecido desarrollo humano. Es justo, urgente y necesario que el envidiable crecimiento económico que en las últimas décadas viene liderando República Dominicana en la región, salga de las cifras astronómicas y de las portadas de los medios, para que llegue a la gente. Que se traduzca en calidad de vida, en derechos. También urge la seguridad ciudadana, un tema que, a diferencia de otros años, no dominó la agenda pública, que estuvo recargada del tema político-electoral-partidario, pero que sí continúa siendo vital para la ciudadanía dominicana por el peligro inminente que su falta significa e implica para sus seres queridos y para ellos mismos. De modo que ojalá este año, más allá del anuncio insustancial de un presunto plan, se pueda materializar, en la praxis, su existencia. Y, un tema que tampoco puede faltar este 2020, es la salud: pública, gratuita y de calidad. ¡Ojalá que finalmente este sea el año de la Seguridad Social y de la Atención Primaria, para comenzar así a trillar un sistema de salud público eficiente, humano y digno. Opcional, pero con capacidad de respuesta. ¿Y qué decir del costo de la vida? Uno de esos problemas silentes pero recurrentes en el alma de la ciudadanía de menos recursos. Sería ideal un 2020 donde el costo de la comida baje y los salarios suban. En fin que, reitero, al ser este un año electoral, es importante que el poder ciudadano puje y empuje todas sus demandas y necesidades, logrando que los políticos y políticas, candidatos y candidatas que concurrirán en estos sendos torneos electorales, no se concentren sólo en hacer sus agendas, sino que incluyan en sus programas de campaña y de gobierno, temas que ya son deudas históricas y vergonzosas para una República, como la dominicana que cumplirá este febrero 176 años de existencia. De modo que ojalá y este Año Nuevo sea el año de la dominicanidad, una caracterizada por el desarrollo humano, por la colectividad y por el bien común. Son mis humildes, pero sinceros deseos. ¡Feliz 2020, pueblo dominicano!. Por: Millizen Uribe.

Noticias destacadas