República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Opinión

Mis inquietudes con respecto a la ideología

Por RAMÓN ANTONIO (NEGRO) VERAS. Introducción Me llama la atención el hecho de que amigos entrañables y sumamente inteligentes, que se identifican con los movimientos democráticos, adolecen de una total confusión ideológica. Por tal razón es que, si hay algo en mi vida que me mantiene en constante preocupación es el asunto de la ideología porque […]




Introducción Me llama la atención el hecho de que amigos entrañables y sumamente inteligentes, que se identifican con los movimientos democráticos, adolecen de una total confusión ideológica. Por tal razón es que, si hay algo en mi vida que me mantiene en constante preocupación es el asunto de la ideología porque creo que constituye la base sobre la cual descansa el accionar político y social. En el presente escrito me voy a permitir exponer algunas reflexiones partiendo de lo que es la penetración ideológica que afecta a las masas populares latinoamericanas y caribeñas. I.- Cómo pesa la ideología 1.- Hasta con un decreto se ponen los bienes materiales al alcance de quienes son los más, es decir, el pueblo humilde y trabajador. Pero ni con un bazucazo se logra modificar las ideas añejas. 2.-  A los pueblos oprimidos por la minoría nacional y los intereses extranjeros les resulta más fácil arrebatarles el poder político y los medios de producción que vencerlos en el terreno ideológico. 3.- Es una bobería hacerse del Estado y colocar recursos a producir para las grandes mayorías, en comparación con liberarse de las ideas que justifican el statu quo. 4.- La superestructura que se levanta sobre la base económica que sustenta el sistema, genera ideas, hábitos, costumbres, etc., que determinan el modo de obrar, de cómo han de actuar las personas. La rutina hace posible el dominio de la mente. 5.- En sociedades divididas en clases, son los pobres quienes más asimilan las ideas y conceptos nocivos que persiguen embaucar, confundir, engañar y de cualquier   manera engatusar para que la víctima acepte resignada su desgracia. 6.- Las ideas filosóficas, políticas, artísticas, éticas y morales negativas son difundidas con mucho ardor hasta por intelectuales que militan en movimientos progresistas, lo que prueba que la penetración ideológica arropa, empapa y quita brillo a la diafanidad del pensamiento. 7.- En una sociedad heterogénea desde el punto de vista clasista, la clase dominante impone su ideología, su sello, su marca de clase en lo económico y político. La forma de pensar está subordinada al sistema. El celebro es un recipiente ideológico. II.- Talento y preparación académica no bastan para una clara ideología 8.- Personas de gran talento piensan como taradas a la hora de reflexionar en torno a un asunto que encierra intereses económicos o políticos, lo que revela que están preparadas a elucubrar acorde con la doctrina de su credo ideológico. 9.- El hecho de leer libros escritos por los más preclaros y lúcidos escritores no hace posible tener una formación ideológica acorde con el signo de los tiempos. El retroceso en la forma de pensar es una traba ideológica de la cual resulta víctima el intelectual del sistema que responde a los intereses de las clases parasitarias. 10.- El intelectual apegado al ideario de los grupos que ejercen el dominio económico y social es, algo así, como un epígono; un discípulo repetidor de lo que conviene al sistema, sin importar en la decadencia que se encuentra ese modelo que ya dejó de tener vigencia histórica y por tanto representa el oscurantismo. 11.- La preparación académica de un individuo no es signo de profundidad de pensamiento para comprender los fenómenos que ocurren en un medio social determinado. En el ambiente nacional dominicano contamos con mujeres y hombres de ciencias, pero acomodados a la ignorancia cuando se trata del análisis político serio. 12.-  A veces motiva carcajadas escuchar los razonamientos que hacen algunos sabihondos de la política nacional, presos de ideas retardatarias, probando así estar frenados en su libertad para llegar a comprender la esencia de los fenómenos que ocurren como consecuencia de tal o cual hecho social. 13.- No debe sorprender a nadie que un alto dirigente político, atiborrado de doctrinas políticas sustentadas en las ideas más diversas, haga pronunciamientos como si ellas salieran de una cabeza vacía, todo porque está relleno de criterios divorciados de la realidad circundante. III.- Allí donde triunfa el pueblo, el imperio busca fortalece su ideología. El caso de Cuba 14.- En América Latina y el Caribe, se han dado tres movimientos democráticos: el de Cuba, Venezuela y Nicaragua que han servido para probar el peso de la vieja ideología en la conciencia de esos pueblos que luchan por la liberación nacional, la independencia y contra el colonialismo. En estos países la forma de desarrollo del pensamiento ha ido a la saga del progreso social, lo que evidencia el avance material sobre las ideas sociales. 15.- Una vez el movimiento revolucionario triunfó en Cuba, y tomó la línea del socialismo real, los centros de laboratorios ideológicos del imperio comenzaron a elaborar formulas con el fin de alimentar a los teóricos que se encargarían de difundir y sembrar ideas encaminadas a desnaturalizar, satanizar y presentar a la Revolución Cubana como no viable para servir de modelo a la liberación contra la opresión de nuestros pueblos. 16.- El veneno ideológico diseminado alrededor del mundo por el imperio contra Cuba y su revolución ha sido asimilado a la perfección por aquellos encargados de transmitir los mensajes que los monopolios desean sembrar en la conciencia de las masas populares para confundirlas mediante el engaño. 17.- Lo que ha ocurrido con relación a la Revolución Cubana sirve para explicar la influencia de la ideología todavía después del triunfo de un proceso revolucionario. Ciertamente que las masas populares cubanas libraron grandes batallas para quitarle el poder estatal a la minoría nacional y al imperio, pero subsiste la brega porque ideas del antiguo régimen opresor perviven, y se resisten a abandonar el escenario. 19.- A la cuestión ideológica hay que darle seguimiento en todo el curso de cualquier proceso que tenga como objetivo generar cambios verdaderos para que sean adoptados como suyos por segmentos sociales nacidos y educados en los conceptos e ideales del nuevo ordenamiento económico y social. 20.- En nada debe sorprender que hoy somos testigos de que en un país como Cuba, donde hace 60 años está en curso un proceso revolucionario, surjan grupos de jóvenes que se identifican como artistas, intelectuales y profundamente pensadores, pero actuando acorde y en alianza con la línea trazada por el imperio para socavar, minar los principios y fundamentos de la revolución. 21.- Las ideas que en el pasado dominaron en Cuba el pensamiento de los grupos de poder se mantienen como vestigios, aunque ya no son predominantes en el medio social. Las trazas de los conceptos que fueron defendidos ayer son difundidas hoy, prueba de que las huellas de esas opiniones todavía andan por ahí como testigos del pasado

Noticias destacadas