20 de octubre del 2021

Opinión

Moniciones breves en lecturas separadas

Juan F. Puello Herrera asistente@puelloherrera.com Las moniciones que se preparan para la celebración eucarística, no siempre se hacen con el criterio que debe prevalecer para este momento de recogimiento, digamos, que estas se hacen como un aviso o advertencia principalmente en la misa cuya etimología viene del latín “monitio” que significa precisamente eso. El problema […]




Juan F. Puello Herrera

asistente@puelloherrera.com

Las moniciones que se preparan para la celebración eucarística, no siempre se hacen con el criterio que debe prevalecer para este momento de recogimiento, digamos, que estas se hacen como un aviso o advertencia principalmente en la misa cuya etimología viene del latín “monitio” que significa precisamente eso.

El problema con la preparación de las moniciones es que se desvirtúa el objetivo de este instrumento pastoral, que no es otro de servir o invitar a prestar atención a las lecturas del día para que se escuchen (Shemá) con el mayor recogimiento y atención.

Las moniciones, que por cierto no son obligatorias, jamás pueden hacerse como un discurso, una homilía o una catequesis, donde en ocasiones al hacerlas en forma habitual y excesivamente largas, lo que hacen es romper el ritmo de la celebración. Recomiendo leer el artículo Moniciones en misa …cuidado, del sacerdote diocesano de Madrid Jorge González Guadalix con más de treinta años ejerciendo su ministerio en parroquias de la diócesis, que, si bien entiende innecesarias las moniciones la mayor parte de las veces, considera un arte prepararlas, debiendo ser brevísimas, no moralizantes, claras, bien leídas, y sobre todo con la unción propia de lo que se está celebrando. Recordemos, que la liturgia es el lugar principal del encuentro entre Dios y los hombres, de Cristo con su Iglesia, y no debe ser utilizada para satisfacer gustos personales, sino para ayudar a vivir la misa con devoción sin que se crispen los nervios con intervenciones largas (moniciones) que desvirtúan la celebración y que con tanta explicación opacan la liturgia de la palabra.

Noticias destacadas