República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Opinión

Mujeres pariendo la Patria

Me producen gran satisfacción e inspiración estas mujeres al frente de la lucha contra la corrupción. Me recuerdan aquellas maestras, educadoras, y a otras mujeres que desde el aula y el hogar trataban día a día de rehacer la patria en cada niño, en cada muchacho. Me recuerdan las Mirabal, tan espiritualmente cercanas a salcendenses […]




Me producen gran satisfacción e inspiración estas mujeres al frente de la lucha contra la corrupción. Me recuerdan aquellas maestras, educadoras, y a otras mujeres que desde el aula y el hogar trataban día a día de rehacer la patria en cada niño, en cada muchacho. Me recuerdan las Mirabal, tan espiritualmente cercanas a salcendenses y macorisanos. (Doña Dedé, en su tienda de San Francisco, me fiaba historietas y Readers Digest). Y a aquellas que tuvieron tanta ternura para bordar nuestra bandera, como coraje para hacerse fusilar, empantalonadas para que nadie sintiera pena. Las amo personalmente. A todas ellas. Siento emoción por doña Milagros ejerciendo el papel de enorme dignidad para el cual le acompañan talento, experiencia y apellido. Esas mujeres me recuerdan a mi madre que no vacilaba para enfrentar un abuso, sin importar que quien abusaba fuese hombre o fiera. “¡Qué pena que no hubiese sido varón!”, repetía por lo bajo mi abuelo; siempre respetado él por sus iguales. Pero ella nunca lo necesitó. Recuerdo también a mis tías saliendo “empantalonadas” al camino real, a averiguar cualquier dificultad de sus hermanos, familiares o vecinos. Por ello entendí desde muy temprano que la decisión y el coraje de una mujer, puede superar al de muchos hombres. Decía un personaje de García Márquez que “un uno tiene que parirse muchas veces a sí mismo”. De igual manera, la Patria tenemos que rehacerla de nuevo todas las veces que haga falta. Por eso agradezco personalmente a esas mujeres que desde los estrados echan la pelea por los apocados y entumecidos, y por cuantos no hemos tenido la oportunidad o la valentía de dar el paso adelante. Pienso en Juana Saltitopa echando agua a los cañones de la batalla del 30 de Marzo. Y en todas estas mujeres que desde puestos de dirección o desde cualquier lugar están pujando un parto nuevo, el de una patria libre de corrupción y de pravedad contra los alimentos, la salud y las oportunidades de los pobres. Aunque todas las historias patrias tienen una “salida de Egipto”, la liberación es una serie de actos y hazañas anteriores, como la de Núñez de Cáceres, o posteriores, como la Restauración. Pero también la patria nació en los mártires de la tiranía, los del 14 de junio, los de Maimón, Estero Hondo y el 24 de abril; y en cada dominicano caído o sublevado para hacer una patria mejor. Ni estas ni aquellas heroínas tienen que ser santas impolutas: bástales con su afán de hacer mejor el terruño que Dios les ha dado por hogar. Este país espera y celebra ansioso y gozoso el advenimiento de Cristo, cuyo plan ha sido que nos renovemos: nacer de nuevo permanentemente. Para que esta patria se engrandezca, y el 2021 sea un rotundo escarmiento a la corrupción y a la falta de orden e institucionalidad. Dios bendecirá grandemente a estas mujeres y a sus seres queridos, en Navidad y en todos los años por venir. Ser mejores dominicanos será la mejor manera de honrarlas y agradecerles.

Por: Rafael Acevedo.

Noticias destacadas