Mundiales

AMLO se enfrenta a la intención de Trump de declarar la guerra al narcotráfico

El presidente 


El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió este viernes a Estados Unidos que México no permitirá que extranjeros armados actúen en su territorio para combatir al narcotráfico, luego de que su par estadounidense, Donald Trump, dijera que designará como “organizaciones terroristas” a los cárteles de las drogas.

La declaración de Trump -quien también ha propuesto que Estados Unidos ayude a México a “declarar la guerra contra los cárteles y eliminarlos de la faz de la Tierra“, tras la masacre de nueve mormones de nacionalidad mexicanoestadounidense- ha sido interpretado como un amago de una intervención de agentes armados estadounidenses.

No vamos a permitir que personas armadas actúen en nuestro territorio, extranjeros armados no pueden intervenir en nuestro territorio (…) Eso no lo vamos a permitir”, dijo López Obrador.

Pero el mandatario izquierdista consideró poco probable que Estados Unidos, para combatir al narcotráfico o al terrorismo, llegara a una intervención armada en territorio mexicano porque, aseguró, Trump siempre ha sido “respetuoso” y existe entre ambos gobernantes una gran “cooperación“.

“En el caso remoto de que se tomara una decisión que consideramos afecte nuestra soberanía, pues entonces actuaremos en el marco de las leyes internacionales. Pero lo veo improbable“, añadió.

Trump dijo en una entrevista radial el martes que su país catalogará a los carteles como “organizaciones terroristas“, pero no detalló cuándo ocurriría ni las medidas concretas que ello implicaría.

Su anuncio ocurrió tras la masacre del 4 de noviembre, en la que tres mujeres y seis niños de familias mormonas de origen estadounidense fueron asesinados a balazos en un camino rural del estado de Sonora, en el norte de México.

Según autoridades, se habría tratado de un ataque de pistoleros del narcotráfico resultado de una “confusión”.

Pero familiares de las víctimas rechazan esta versión. Han pedido a la Casa Blanca que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) participe en las indagatorias -lo que ya se ha completado- y que Washington se implique en el combate al narcotráfico.

“No lo he llamado”

López Obrador dijo estar convencido de que le demostrarán a Estados Unidos que México hará justicia en este caso, mientras que el canciller Marcelo Ebrard anunció que la próxima semana estará en la capital mexicana el fiscal general estadounidense William Barr para hablar sobre este caso.

El mandatario dijo que en conversaciones telefónicas Trump le ha ofrecido “intervención y cooperación” pero siempre de manera respetuosa. “Me dijo ‘piénselo, y si necesita, llámeme’. No lo he llamado”, dijo.

La historia de ambos países, que comparten una frontera común de casi 3,200 km, ha estado marcada por intervenciones armadas de Estados Unidos. Tras la guerra de 1846-1848 México perdió la mitad de su territorio, mientras que la última intervención armada estadounidense fue en 1914.

En las últimas décadas México ha establecido una estrecha relación con Estados Unidos en materia de seguridad, principalmente para combatir al narcotráfico, pero a condición de que sus agentes destacados en territorio mexicano estén desarmados.

Luego de una reforma legal en 2015, se permite que agentes de aduanas, migratorios y guardias de dignatarios ingresen armados a México.

Se espera que López Obrador se reúna el lunes con familiares de las víctimas del ataque en Sonora, entre ellos los LeBarón, una de las mayores familias mormonas en México.

En medio de la violencia ligada al tráfico de drogas, más de 250,000 personas han muerto en México desde diciembre de 2006 -cuando el gobierno lanzó un polémico operativo militar contra los cárteles- según cifras oficiales, que no detallan cuántos casos estarían ligados al crimen organizado.

Ambos gobiernos ya tuvieron un fuerte roce político en mayo, cuando Trump amagó con imponer aranceles a México si no detenía una inédito flujo de migrantes indocumentados hacia Estados Unidos, lo que llevó a López Obrador a destacar a miles de militares en sus fronteras.

Por Sofia Miselem