Mundiales

EE.UU. se queda solo en la ONU

Rusia le pasó ayer el testigo de la vergüenza a EE.


Miercoles, 16 de Mayo de 2018

Rusia le pasó ayer el testigo de la vergüenza a EE.UU. en el escenario global de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), según el parecer mayoritario.

Esa es la distancia entre la guerra civil de Siria y el conflicto entre Israel y Palestina, en el marco del polvorín de Oriente Medio.

Washington echó el lunes más gasolina con laapertura de su embajada en Jerusalén. Así lo cree prácticamente toda la comunidad internacional. La embajadora Nikki Haley sintió ayer en el Consejo de Seguridad la soledad que hace sólo unas semanas experimentó el representante ruso.

Entonces, el jefe de la misión de Moscú quedó en evidencia al vetar una resolución en que se pedía investigar el supuesto empleo de gas por Bashar el Asad contra sus conciudadanos sirios.

Nikki Haley tuvo que escuchar cómo la totalidad de los países cargaban contra el Gobierno de su aliado Beniamin Netanyahu y, de paso, no escondían la recriminación a su “jefe”, Donald Trump, por saltarse a la torera todos los acuerdos respecto al futuro de la ciudad tres veces santa, siempre vinculada a una negociación entre los dos protagonistas.

La fiesta de inauguración quedó ensangrentada este lunes por la muerte de al menos 59 palestinos –entre ellos, ocho niños– y más de 2.700 heridos a causa de la represión armada israelí.

“Aquellos que sugieren que la violencia en Gaza tiene algo que ver con el emplazamiento de la embajada de Estados Unidos están sumamente equivocados”, replicó Haley al Consejo de Seguridad. Repitiendo la versión oficial de la Casa Blanca, culpó de la tragedia a Hamas, grupo que utiliza mujeres y niños de escudo en sus presuntas manifestaciones pacíficas, y aseguró que Israel ha demostrado mucha templanza..

“¿Quién entre nosotros aceptaría este tipo de actividad en su frontera? Ningún país en esta sala actuaría con más contención que Israel”, subrayó.

Ya le tocó jugar el papel a contracorriente la noche del mismo lunes. Estados Unidos bloqueó un comunicado del Consejo en que se pedía constituir un equipo independiente para investigar lo que había sucedido. Los enfrentamientos en el día de la mudanza escalaron unas protestas que se iniciaron a finales de marzo y que elevan el número de muertos a un centenar, de los que una docena son menores de edad.

“El Consejo de Seguridad expresa su indignación y dolor por la muerte de civiles palestinos ejerciendo su derecho a protestar de forma pacífica”, señala el borrador del texto que la misión francesa hizo circular.

“Pedimos una investigación independiente y transparente de esa acciones para que se haga justicia a los responsables”, añade.

EE.UU. ha usado su derecho de veto en 43 ocasiones para proteger a Israel y su causa.

Sin embargo, Michael Lynk, relator especial de la ONU sobre derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, sostuvo este martes que la acción de Israel podría representar un crimen de guerra. “El descarado uso excesivo de fuerza por parte de Israel (…) debe terminar y debe haber una verdadera rendición de cuentas para aquellos en el Ejército y el mando político que han ordenado o permitido que esta fuerza sea empleada nuevamente en el cerco de Gaza”, recalcó Lynk en Ginebra.

Al cabo de unas horas se celebró la sesión extraordinaria del Consejo en los cuarteles de Nueva York. Fue a petición de Kuwait, que propone una resolución para proteger a los palestinos.

La apertura correspondió al enviado de la ONU para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, quien dijo que “no hay justificación” para la “tragedia” del lunes. Culpó a Hamas por servirse de las protestas como tapadera “para intentar colocar bombas en la valla” y a Israel porque “debe calibrar la fuerza y sólo usar medios letales como último recurso”.

Las voces críticas se reiteraron, con especial énfasis contra Israel. El embajador francés, François Delattre, resumió el sentir general: “Israel tuvo una respuesta inadecuada y desproporcionada”.

Condenas de la masacre 

Varios países rechazaron ayer la brutalidad de los ataques de Israel en la frontera palestina en Gaza. Turquía expulsó del país de forma temporal al embajador israelí Eitan Na’eh. Y como respuesta Israel expulsó al cónsul de Turquía en Jerusalén, Husnu Gurcan Turkoglu. En Francia, el ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo que la necesidad de seguridad de Israel no justifica la “inaceptable violencia” utilizada por las fuerzas israelíes. En el Reino Unido, el ministro de Estado de Oriente Medio, Alistair Burt, calificó la violencia de “chocante” y dijo que “el alto volumen de fuego vivo es “extremadamente preocupante”. En Alemania, Angela Merkel se preocupó por los ataques en una llamada telefónica al primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu, aunque expresó comprensión por las necesidades de seguridad de Israel. Bélgica e Irlanda también protestaron contra las 60 muertes de los palestinos perpetradas por Israel.