Mundiales

Los servicios de inteligencia ocultan información a Trump por desconfianza

 

Jueves, 16 de Febrero de 2017

 

Un nuevo bombazo informativo ha resonado esta noche a las puertas de la Casa Blanca de Donald Trump. Según revela el diario The Wall Street Journal citando fuentes oficiales anónimas, los servicios de espionaje estarían privando de información al presidente de Estados Unidos, su máximo superior jerárquico, por temor a que flitre datos sensibles para la seguridad nacional.

A Trump se le estarían ocultando detalles sobre fuentes y métodos de investigación, incluyendo las vías de obtención de información sobre gobiernos extranjeros. “Nada indica que [el presidente] esté teniendo un reporte adecuado de lo que pasa”, afirma una fuente citada por el periódico.

The Wall Street Journal expone que siempre se ha dado que los servicios de espionaje reserven parte de sus investigaciones en sus informes a la presidencia, pero con objeto de asegurar a sus fuentes o de no dañar sus estrategias de inteligencia, no por desconfianza hacia el líder del país.

En menos de un mes al mando de Estados Unidos, Trump está envuelto en una en crisis de credibilidad acelerada que detonó este lunes con la dimisión de Michael Flynn, su ya exconsejero de seguridad nacional, por haber hablado con el embajador ruso durante la fase de transición presidencial y haber ocultado a altos cargos del gobierno información sobre estas conversaciones.

Posteriormente The New York Times ha revelado que miembros de su equipo electoral mantuvieron contactos con el Kremlin y con espías rusos durante la campaña presidencial. Asediado por las investigaciones periodísticas, disparadas por las principales cabeceras de Estados Unidos, el presidente ha reaccionado a la defensiva acusando a la vez a los medios y a sus fuentes oficiales de un contubernio contra él. “La comunidad de Inteligencia está dando información ilegalmente a los fracasados The New York Times y The Washington Post“, ha tuiteado.

El presidente culpa a la prensa y a las filtraciones de departamentos de espionaje de la caída de Flynn, “un hombre maravilloso tratado de forma injusta”. “El verdadero escándalo aquí”, añadió, “es que información clasificada está siendo entregada por la ‘inteligencia’ como caramelos”.

El nuevo batacazo, ahora a cargo de The Wall Street Journal, un reputado diario financiero de corte conservador, propiedad del magnate Rupert Murdoch, abre más las fisuras existentes entre Trump y los servicios de inteligencia de Estados Unidos, una brecha inédita en la Casa Blanca. Su público aprecio por el mandatario ruso Vladímir Putin y las supuestas conexiones de su equipo de campaña, y ahora de su gabinete, con el Kremlin, han convertido al propio presidente de Estados Unidos en una figura sospechosa para las agencias encargadas de velar en la sombra por la seguridad del país.