Mundiales

“Manual del golpe de Estado”: Cómo EE.UU. usa el FMI y el Banco Mundial como “armas no convencionales”

Un documento filtrado por WikiLeaks pone en duda la independencia de las principales instituciones financieras internacionales, y también "proporciona una visión" de la crisis política en Venezuela.


Sábado, 09 de Febrero de 2019

Un documento filtrado por WikiLeaks pone en duda la independencia de las principales instituciones financieras internacionales, y también “proporciona una visión” de la crisis política en Venezuela.

El Ejército de EE.UU. utiliza las principales instituciones financieras mundiales —el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre otras— como “armas” no convencionales para promover sus intereses en el exterior, según revela un manual militar secreto de 2008.

El manual de campo, titulado ‘Guerra no convencional de las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército’, fue escrito en septiembre de 2008 y filtrado por WikiLeaks en diciembre de ese mismo año. Ahora esta organización ha vuelto a llamar la atención sobre el documento —que describe como “el manual del golpe de Estado de EE.UU.”—, ya que “proporciona una visión” de la crisis política en Venezuela, así como de los años que lleva la campaña de presión económica de Washington contra el país suramericano.

Посмотреть изображение в Твиттере

WikiLeaks

@wikileaks

What’s happening with Venezuela? @WikiLeaks‘ publication of US coup manual FM3-05.130, Unconventional Warfare [UW], provides insight

DOS=Department of State
IC=Intelligence Community
UWOA=UW operations area
ARSOF=US Army Special Operations Forceshttps://file.wikileaks.org/file/us-fm3-05-130.pdf 

La sección del documento subrayada por WikiLeaks, que se titula ‘Instrumento financiero del poder nacional y guerra no convencional de EE.UU.’, sugiere que las instituciones globales pueden servir como medios de guerra económica “en tiempos de conflicto, incluyendo la guerra general a gran escala”, así como para influir en “las políticas y la cooperación de los Gobiernos estatales”. Asimismo, señala que la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de EE.UU. —que supervisa las sanciones de EE.UU. a otras naciones, como Venezuela—, “tiene un largo historial de realización de valiosa guerra económica”.

El manual precisa que el Ejército de EE.UU. “entiende que la manipulación adecuadamente integrada del poder económico puede y debe ser un componente de la guerra no convencional“. Además, subraya que el Consejo de Seguridad Nacional —que actualmente está encabezado por John Bolton— “tiene la responsabilidad principal de la integración de los instrumentos económicos y militares del poder nacional en el extranjero”.

Ilusión de ‘independencia’

El manual “declara abiertamente” lo que muchos analistas han sugerido durante décadas: que las instituciones financieras “independientes”, como el Banco Mundial y el FMI, “son esencialmente extensiones del poder del Gobierno de EE.UU.” e impulsan sus objetivos geopolíticos en el exterior, sostiene Whitney Webb, periodista y analista del portal MintPress News.

Un ejemplo de ello, según la experta, es el Banco Mundial, que tiene sede en Washington y cuyo presidente siempre ha sido un ciudadano estadounidense, elegido directamente por el presidente de ese país. Washington también es el mayor accionista del banco y, por lo tanto, el único miembro con derecho a veto, mientras que el secretario estadounidense del Tesoro, Steve Mnuchin, es gobernador del Banco Mundial.

Por su parte, el FMI también está en gran parte “dominado” por la influencia y el financiamiento de Washington, que es su mayor accionista y también paga la cuota más grande para el mantenimiento de la institución, recuerda Webb. Y advierte que estas organizaciones pueden usar sus préstamos y subvenciones para “atrapar” a las naciones endeudadas.

Venezuela y otros “blancos” en América Latina

En este sentido, la analista destaca que, dada la estrecha relación entre el Gobierno de EE.UU. y estas instituciones, “no debería sorprender” que el opositor venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente interino y ha sido respaldado por Washington, quiera solicitar fondos del FMI “y, por lo tanto, una deuda controlada por el FMI” para financiar “su gobierno paralelo”.

Según Webb, esto es “muy significativo”, ya que muestra que los principales objetivos de Guaidó, además de privatizar las reservas masivas de petróleo de Venezuela, pasan por “volver a atar al país a la máquina de deuda controlada por EE.UU.“.

Otro blanco de estas “armas financieras” fue Ecuador, cuyo actual presidente, Lenín Moreno, “ha tratado de devolverle al país la gracia de Washington” y ha llevado a cabo una “auditoría” del asilo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, para ganar un rescate de 10.000 millones de dólares del FMI, opina la experta. También incluye en esta lista a Argentina, que el año pasado obtuvo el mayor préstamo de rescate en la historia del FMI, impulsado en gran medida por EE.UU.

En definitiva, aunque el manual filtrado fue lanzado hace más de una década, sirve como “un recordatorio importante de que la llamada ‘independencia'” de estas instituciones financieras es “una ilusión” y que están entre las muchas armas financieras “que el Gobierno de EE.UU. utiliza regularmente para doblar a los países a su voluntad e incluso derrocar a los Gobiernos desfavorecidos”, concluye Webb.