Mundiales

Obama y su equipo son “mediocres y resentidos”, dice la vocera de la Cancillería rusa tras sanciones

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, ha dedicado fuertes palabras a la Administración del presidente estadounidense Barack Obama, después de que anunciara la adopción de nuevas sanciones contra los servicios de Inteligencia y diplomáticos rusos, en respuesta a la supuesta interferencia de “hackers” en las elecciones estadounidenses.


Viernes, 30 de Diciembre de 2016

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, ha dedicado fuertes palabras a la Administración del presidente estadounidense Barack Obama, después de que anunciara la adopción de nuevas sanciones contra los servicios de Inteligencia y diplomáticos rusos, en respuesta a la supuesta interferencia de “hackers” en las elecciones estadounidenses.

“Llevamos hablando de ello varios años seguidos: los inquilinos de la Casa Blanca durante estos 8 años no son una Administración, sino un grupo de perdedores en política exterior, resentidos y mediocres. Hoy [el Presidente Barack] Obama lo ha reconocido oficialmente”, reza la publicación en de Zajárova en su cuenta de Facebook.

La portavoz aclaró que este viernes habrán comentarios oficiales, medidas de respuestas y “mucho más”.

Al no poder alcanzar durante su presidencia ningún logro en política exterior, “el premio Nobel se las ingenió para poner una mancha mugrienta en vez de un punto final elegante”, escribe Zajárova.

Según ella, la única persona que “se salva’”es el secretario del Estado John Kerry que “no fue un aliado, pero trató de comportarse como un profesional y mantener la dignidad humana”, mientras que durante cuatro años sus colegas “se mofaban de él y le impedían a trabajar”.

“Esta vez Washington ha recibido una bofetada de su propio dueño, aumentando así al máximo las tareas urgentes para el equipo que llegará”, escribe Zajárova, agregando, que “lo que debe tener un carácter múltiple son los pasos en Oriente Medio y no la venganza”.

Este jueves, Obama expulsó a 35 funcionarios rusos y cerró dos instalaciones de propiedad rusa en Estados Unidos.

Es la medida más enérgica que el gobierno de Obama ha tomado hasta ahora para tomar represalias por un ciberataque.

Con el fin de exponer la intromisión rusa, Estados Unidos también difundió un reporte detallado sobre la infraestructura de Rusia para ciberataques que —dijo— ayudará a los especialistas a prevenir nuevos hackeos.

Obama ordenó sanciones contra dos servicios de espionaje rusos, el GRU y el FSB, además de compañías que Estados Unidos dice que apoyaron al GRU. La firma de ciberseguridad contratada por el Comité Nacional Demócrata para investigar el robo de sus mensajes electrónicos determinó este año que el hackeo provino del grupo Fancy Bear, que se cree está afiliado al GRU, la agencia rusa de inteligencia militar.

Los 35 diplomáticos rusos expulsados son agentes de espionaje, dijo Obama. El Departamento de Estado dijo que se les declaró “persona non grata” y que se les dio 72 horas para irse del país.

Antes del anuncio, el Ministerio del Exterior de Rusia había amenazado con tomar represalias contra diplomáticos estadounidenses si Estados Unidos sancionaba a funcionarios rusos.