Mundiales

Temer invita a Bolsonaro a la cumbre del G-20 en Argentina

El encuentro en Buenos Aires a fin de mes puede ser el escenario para el encuentro entre el ultra brasileño y Trump.


Miercoles, 07 de Noviembre de 2018

El encuentro en Buenos Aires a fin de mes puede ser el escenario para el encuentro entre el ultra brasileño y Trump.

El presidente en funciones de Brasil, Michel Temer, ha invitado a Jair Bolsonaro, su homólogo electo, a la cumbre del G-20 que tendrá lugar a finales de este mes en Buenos Aires. Si el ultraderechista Bolsonaro, que en enero tomará posesión como jefe de Estado de la mayor economía latinoamericana, acepta este gesto de buena voluntad del Gobierno que le precede, tendrá un estreno diplomático de primera línea.

 

Si acepta, Bolsonaro se enfrentaría a una serie de encuentros más o menos incómodos vistas las declaraciones que ha dado en los últimos meses. Se encontraría al presidente argentino Mauricio Macri, a quien ya ha desconcertado diciendo que Mercosur no será la prioridad de su Administración y anunciando que su primer viaje al extranjero será a Chile y no a Argentina.

Bolsonaro también podría conseguir la fotografía que más anhela: junto a Donald Trump. Bolsonaro ha dicho que pretende buscar una relación especial con EE UU. Trump y su Administración lo han recibido con entusiasmo. En el pasado jueves, el consejero de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo que Bolsonaro y el conservador Ivan Duque, presidente de Colombia, son”líderes con ideas afines en países clave”.

Roces con China y Egipto

Bolsonaro aún no ha anunciado quién será su canciller y en los círculos diplomáticos de Brasil -uno de los brazos más tradicionales del Estado brasileño-, hay cierta preocupación de que lo haga lo antes posible para contener los daños que se pueda a hacer a socios internacionales durante la transición. El mandatario electo ha dado declaraciones contradictorias. La incertidumbre preocupa a Buenos Aires porque el Mercosur se encuentra en negociaciones con la Unión Europea para un acuerdo de libre comercio. Habrá un nuevo encuentro para abordar el tema antes del fin de año y el panorama es complicado no solo por la transición en Brasil, también por el lobby proteccionista en Europa y algunos sectores locales.

Con China, la conversación ha sido, hasta ahora, áspera y con idas y venidas. Bolsonaro cuestionó en campaña las inversiones de China en Brasil, aunque ha dicho que quiere aumentar el comercio. Pekín supone el mayor superávit de la balanza comercial brasileña, de la orden de 20.000 millones de dólares.

Jair Bolsonaro también irritó al mundo árabe cuando anunció que quería emular a Trump y trasladar la embajada de Brasil en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén. Poco después del anuncio, Egipto suspendió una misión comercial encabezada por el actual canciller Aloysio Nunes y Bolsonaro anunció el pasado martes que la decisión del cambio de la embajada “aun no está tomada”.